El periodo de confinamiento que ha atravesado España estos dos últimos meses debido a la crisis sanitaria ha revelado mediante datos de audiencia la importancia que los espectadores otorgan a los medios de comunicación, poniendo especial énfasis en la televisión, debido al tiempo que la población ha permanecido en casa. Muchos de los presentadores más reconocidos del panorama actual han aprovechado sus espacios para lanzar mensajes elaborados con intenciones dirigidas a diferentes objetivos.

Uno de los comunicadores que más tiempo ha dedicado a esto, y diariamente al comienzo de su programa lleva a cabo un monólogo, ha sido Pablo Motos, quien a día de hoy continúa con la ‘tradición’. Además, el presentador de El hormiguero suele causar furor en las redes en todos los sentidos. Sus frases, discursos o gestos a menudo son analizados con lupa por los usuarios de estas comunidades, y en plena cuarentena no iba a ser menos. Estos son posiblemente tres de los ‘discursos’ más virales de estas últimas semanas.

Esta fue una de las intervenciones que más repercusión tuvo. En ella, Motos, en prime time, arremetía contra la clase política española en general y contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en particular: «En un equipo de verdad gana la mejor idea, no la que dice el que manda y más si el que manda lleva ya muchos errores cometidos», apuntillaba el presentador.

En su discurso quiso hacer una ejemplificación de la situación actual a través del comportamiento de los peces blancos, que terminaba con esta indirecta: «Este misterio de la naturaleza demuestra lo bien que funciona el trabajo en equipo cuando el enemigo es grande. ¿Sabéis por qué? Porque no hay egoístas, no hay ningún pez que diga que no quiere estar en la cola porque quiere estar en la boca».

Este dardo envenenado que Motos lanzó a Pedro Sánchez fue en sintonía con el resto de polémicas frases y críticas a las que famosos como Ana Rosa o Risto Mejide dedicaron tiempo en sus respectivos espacios televisivos.

El presentador en esta otra ocasión fue aplaudido en internet con su guiño a los más veteranos de la vida. Empezó el discurso acordándose de su madre, a la que perdió en diciembre de 2018 y decidió continuar con unas palabras de ánimo para las personas de la tercera edad, pero sobre todo para evitar que estas caigan en la dejadez y en terminar por rendirse.

«No sé como hacer lo que tengo que hacer hoy, pero no podía seguir adelante si no lo hago. Ya sé que en la tele salen sin quejarse, pero he oído a varios amigos que algunos de sus padres están llevando mal el confinamiento, que se agotan, que no se están cuidando lo suficiente, que no hacen ejercicio o incluso no se duchan ni se visten y se pasan el día en pijama», comenzaba.

«Necesito dirigirme a la gente mayor que ve el programa. Lo primero, os entiendo. Ser mayor es como ser de tercera, tus opiniones no se tienen en cuenta, y te sientes como un trasto viejo al que hay que aguantar. Encima ahora, si te contagias, sientes que será el final. Pero eso ha cambiado, ahora todo ha cambiado. La verdad, aunque suene muy dura, es que nos han puesto a todos cara a cara con la muerte». Tras estas emotivas frases, el conductor añadía potencia al monólogo y se dirigía de forma directa a los mayores: «no te quiebres ahora, esto va a cambiar. Creo que cuando puedas salir a la calle todo el mundo te va a tratar como un héroe y un superviviente. No nos falléis, nosotros no vamos a fallaros porque os queremos».

En este reciente ‘capítulo’ del confinamiento, este quiso aprovechar para mandar un mensaje directo a los compañeros de los informativos, apelando a que se muestren más los comportamientos positivos que están llevando a cabo los ciudadanos durante la desescalada: «Si nos muestran continuamente a los que lo hacen mal, la gente piensa que eso es lo normal. Cuando las personas tienen miedo imitan a la mayoría, es como lo que pasó al principio de que todo el mundo compró papel higiénico sin saber muy bien por qué», indicaba, «somos seres sociales y nos da seguridad formar parte del grupo».

También quiso dar un tirón de orejas de nuevo al Gobierno y la gestión que este está haciendo del plan: «En este momento sería vital tener un liderazgo claro, que diese instrucciones precisas, sin dudas, sin cambiar de idea cada semana… porque si la gente no tiene sentido de control se le dispara la ansiedad y es una receta para el caos», quiso recalcar. A todo esto, añadía que el cerebro «es vago y, para que todo el mundo cumpla, tendría que ser fácil y haber mascarillas, gel y test en todas partes y para todas las personas que lo necesiten».