Lo dicen los nutricionistas, lo saben las abuelas y lo corroboran los bolsillos: la lista de ventajas de tomar frutas y verduras de temporada es larga. A la salud y la economía se une el respeto al medio ambiente y lo corona, en este tiempo, lo apetecible de una buena ensalada o macedonia.

Y es que la llegada del calor es directamente proporcional al atractivo que desprende una buena ensalada. Llega el momento de decir adiós a las lentejas y estofados para dar la bienvenida a las ensaladillas rusas y tabulés.

Pero, ¿qué productos están de temporada? Sabemos que no siempre es fácil saberlo, más cuando actualmente es posible encontrar en el súper todos o casi todos los productos en cualquier época del año, gracias a la exportación y los invernaderos. Pero tranquilos, aquí os dejamos las verduras y frutas que estarán en plenitud en esta temporada primavera-verano para que no salgan de vuestra lista de la compra.

Las verduras que se avecinan, mes a mes

Los productos de temporada «son más ricos en nutrientes pues no se ha visto alterado su ritmo de maduración, tienen normalmente un sabor más intenso y, por lo general, menos aditivos», confirma la nutricionista Andrea Ozain, que nos recomienda, por sus ventajas, algunas de estas verduras:

  • Espárragos: son muy diuréticos, ricos en fibra y ácido fólico. Buenos, por tanto, para dietas de adelgazamiento, para combatir el estreñimiento y para las embarazadas (o mujeres que estén buscándolo).
  • Espinacas: ¡ricas en calcio! No tanto en hierro, como publicitaba Popeye, sino en este nutriente muy necesario, especialmente en niños y personas mayores.
  • Zanahorias: ricas en caroteno, un antioxidante natural y un aliado para el bronceado.
  • Pepinos: ricos en agua y fibra y con muy pocos hidratos de carbono y ricos en vitaminas A, C y E. ¡Un sinfín de ventajas!
  • Tomates: ricos en antioxidantes, destacan por su contenido en potasio y bajo en sodio (ideal para hipertensos)

 

Las frutas que no deben faltar en tu cesta de la compra de mayo a junio

Una buena fruta, entre comidas especialmente, es una de las opciones más sanas de tentempiés a nuestro alcance. Ozain destaca también algunos de los beneficios que nos aportan las frutas de esta temporada:

  • Fresas: son muy antioxidantes puesto que son ricas en fenol, además de que contienen mucha fibra. Buenas, por tanto, para el tránsito intestinal y para cuidar la piel.
  • Melocotones y albaricoques: ricos en carotenos (antioxidantes), por lo que las ventajas de tomarlos aumentan en esta época del año, en la que nuestro cuerpo los necesita más ante el aumento de la exposición al sol.

El planeta también lo agradece

Si no lo anterior no fuera suficiente, nuestra madre Tierra también es una defensora de los productos de temporada. Como recuerda Ozain, éstos son más sostenibles, puesto que no requieren del uso de fertilizantes a gran escala u otros productos químicos que provoquen el mantenimiento de la producción durante todo el año.
Evitan, además, grandes necesidades de transporte (pues no son importados) por lo que evitan muchas emisiones de CO2 y favorecen la economía de los pequeños productores, al ser locales.

¿Dónde las guardo, en la nevera o en la alacena?

Para evitar que el ímpetu por llenar la nevera con kilos de frutas y verduras de temporada termine con la basura llena de pochos y mohos, la OCU ofrece indicaciones para no equivocarnos.

A la nevera:  albaricoques, alcachofas, espárragos, judías verdes, endivias, moras, arándanos, cerezas, brócoli, coles de Bruselas, zanahorias, apio, fruta cortada, uvas, frambuesas, especias, fresas, higos, verdura de hoja (lechuga, remolacha, repollo…), champiñones, guisantes, rábanos, maíz, cebolletas, puerro, nabo y berro.

A la alacena: plátanos y bananas, pepinos, remolacha, pimientos, cítricos (limas, limones, naranjas, mandarinas, pomelos), ajo, cebolla, patatas, batatas, melón, sandía, papaya, caqui, piña, granada, tomate y calabaza.

Primero a la alacena y luego a la nevera: aguacates, kiwis, nectarinas, melocotones, peras, ciruelas y nectarinas.