Sabemos que las bebidas azucaradas son malas para la dieta y que el azúcar que contienen es, en general, un dulce veneno contra nuestra salud. Lo que no estaba tan claro es el último descubrimiento realizado por los investigadores de la Universidad de Boston, publicado por la revista de la Asociación americana de Alzheimer y recogido por The New York Times, que relaciona directamente el consumo de bebidas azucaradas y el riesgo de padecer alzheimer.

La investigación, realizada sobre 4.000 personas de más de 30 años, ha concluido que el consumo de bebidas azucaradas era inversamente proporcional al volumen del cerebro y a la puntuación en los tests de memoria que se les realizaron. Ambos indicadores están relacionados con un mayor riesgo de alzheimer.

Hasta 11 años más de edad cerebral

En las respuestas de los tests de memoria realizados para la investigación,  la edad cerebral de aquellos que bebían más de dos bebidas azucaradas al día era 11 años mayor que la de aquellos que no bebían. La diferencia con los que bebían una o dos diarias era de casi seis años.

En el caso del volumen de cerebro, los que bebían más de dos bebidas azucaradas al día presentaban resultados de dos años más a los que le correspondían, mientras que los que bebían una o dos al día tenían un volumen cerebral correspondiente a alguien 1,6 años mayor.

Aunque los investigadores son cautos, uno de los autores del informe, Matthew P. Pase, «los resultados sugieren que deberíamos ser cautos sobre el consumo de bebidas azucaradas».

Las bebidas light, también en el punto de mira

La revista de la Asociación Americana del Corazón publicaba recientemente (y lo recogía The Guardian) otro estudio que relaciona directamente el consumo de una lata o más de bebidas azucaradas light con un mayor riesgo de padecer ataques al corazón y demencias, lo que sitúa a los edulcorantes artificiales también en el ojo del huracán. Según el estudio, el riesgo de padecer un infarto o demencia aumentaría por tres entre los consumidores de una o más bebidas light al día frente a aquellos que toman como máximo una a la semana.

En España, el Gobierno ha retrasado recientemente la puesta en marcha de un un impuesto sobre bebidas azucaradas al que el sector ha tachado de afán recaudatorio.

Coca-Cola, un trimestre y un año de pérdidas

En este contexto, la principal compañía de bebidas azucaradas del mundo, The Coca-Cola Company, ha presentado sus resultados del primer trimestre de 2017, con una caída del 20% en sus beneficios (1.086 millones de euros) respecto al año anterior. Esta caída se añade a la que registró la multinacional en el conjunto de 2016, cuando con 6.105 millones de beneficios vio reducidas sus ganancias un 11% respecto al año anterior.

Su cifra de negocio también retrocedió el pasado trimestre un 11% (hasta los 8.374 millones de euros), que también se une a una caída del 5% en 2016, cuando la compañía facturó 39.154 millones de euros.