Pocas cosas más placenteras hay en verano que sentarse en una terraza y disfrutar de una cerveza fresquita (o nuestra bebida favorita) junto a su inseparable tapa. Una combinación perfecta que sin embargo a veces nos tomamos con la conciencia algo intranquila al sentir que estropeamos el esfuerzo de la operación biquini.

Pero atentos, porque irse de tapas con la conciencia tranquila es posible. Aprovechando el Día Mundial de la Tapa, que se celebra el 15 de junio, dos nutricionistas analizan las tapas más comunes de bares y restaurantes para ayudarte a elegir mejor. Evitando algunas y dando más protagonismo a otras, mantener a raya el michelín está chupado.

Si ves estas tapas, a por ellas

Las olivas, que han sido injustamente catalogadas como alimento calórico, son una gran opción para acompañar la bebida. “Entre 28 y 30 olivas tienen las mismas calorías que un yogur, pero son nutricionalmente más ricas”, dice Rocío Práxedes, dietista-nutricionista del Colegio Oficial de la Comunidad Valenciana. Práxedes ensalza este tradicional aperitivo, que junto al resto de encurtidos son opciones hipocalóricas y saludables, excepto para los hipertensos por su contenido en sal. “Los pepinillos tienen aún menos calorías, pero si no estamos perdiendo peso no hay por qué evitar las aceitunas”, añade.

“Entre 28 y 30 olivas tienen las mismas calorías que un yogur”

Los altramuces son una fantástica opción con el plus, además, de ser legumbres. “En verano nos cuesta mucho tomar legumbres y los altramuces nos aportan las propiedades de las leguminosas en un formato idóneo para el verano”, asegura la nutricionista de Valencia.

Mejillones, boquerones en vinagre y pescados azules a la plancha o en salazón son opciones saludables ya que son proteínas magras. “Y mejor aún si añadimos verduras crudas, por ejemplo en salpicón”, asegura Andrea Cañas, coach nutricional.

Gazpacho y salmorejo son dos sopas frías reinas del verano que ambas profesionales coinciden en aprobar.

Las verduras a la plancha para acompañar cualquier pescado o carne siempre serán mejor opción que fritos, dice Práxedes, aunque con un consejo: “Se suelen acompañar de salsa verde (aceite, ajo y perejil), que si podemos decirles que no la echen, mejor”.

Verduras a la plancha sí, pero sin salsa verde

Lomo y jamón serrano “tienen poca grasa en comparación con otros embutidos como los torreznos”, apunta Cañas. La coach nutricional apuesta por la tortilla de patatas como una opción sana, aunque algo más calórica, pero con ingredientes saludables como son la patata, el huevo y la cebolla. “¡Pero cuidado con el pan con el que se acompaña!”, advierte la coach nutricional.

Evita estas tapas

La mayor de las cruces hay que hacérsela a las patatas fritas de bolsa, nos dice Práxedes: “Son fritas, no sabremos (a no ser que veamos la etiqueta) qué tipo de aceite se ha utilizado, con gran probabilidad se habrá frito en aceite industrial y llevará gran cantidad de grasas saturadas”.

Los fritos (croquetas, carnes y demás), apuntan ambas expertas, en general hay que evitarlos. “Llevan harinas refinadas y calorías vacías que no aportan nada a nivel nutricional, salvo en todo caso algo de proteína que al ir cargada de grasa es mejor evitar”, dice Cañas. Si no hay manera de evitarlas, Práxedes dice que tratemos de ir a sitios donde sepamos que utilizan aceite de oliva y sartenes en vez de freidoras: “Cada vez hay más opciones de acudir a ver la cocina, que está muy bien si nos dejan”.

Si no puedes evitar el frito, mejor de sartén que de freidora

Las salsas también son nuestras enemigas. De nuevo calorías vacías que no aportan nada. ¿Qué hacemos entonces con otra de las reinas de las terrazas, la ensaladilla rusa? “Si te pueden poner la mayonesa aparte sería ideal, aunque será difícil, así que mejor evitarla o si la vamos a consumir, tomar una pequeña cantidad, como un platillo de café”, plantea Práxedes.

En la cantidad está la clave, siempre será mejor un montadito que un bocadillo y tomar menos de lo que más engorde, acompañándolo de las opciones más saludables.

Para beber, lo mejor es el agua. Pero puestos a disfrutar de otra bebida fresquita, aquí dejamos las calorías de un 100 mililitros de las bebidas más consumidas.