Uno de cada cuatro españoles son alérgicos. Una cifra que va en aumento y que se disparará de aquí a 2050, cuando los expertos vaticinan que la mitad de la población de los países desarrollados sufrirá algún tipo de alergia, es decir, el doble que ahora. “Los pólenes nos van a comer como sigamos con esta contaminación”, ha alertado el presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), Joaquín Sastre.

Sastre ha realizado estas declaraciones durante la presentación de Alergológica 2015, la tercera edición del mayor informe sobre las enfermedades alérgicas en España y que no se realizaba desde 2005. Se trata de una radiografía sobre las alergias en España, que muestra cómo está cambiando el fenómeno. Una de las conclusiones más llamativas es que los pólenes están adquiriendo cada vez más agresividad en los entornos urbanos, con un incremento en la prevalencia que también se extiende a la fruta. Entre éstas, las alergias están aumentando especialmente en las rosáceas, como el melocotón, que comparten proteínas con los pólenes.

El estudio también describe un nuevo perfil del alérgico en España: alguien cada vez más joven (la edad media baja de 16 a 12 años), con más rinitis-conjuntivitis, menos asma y más alergias a los alimentos. Además, las mujeres son más alérgicas que los hombres (ellas son el 58%), excepto en la alergia a himenópteros (picaduras de abeja y otros insectos), en el que ellos son siete de cada 10.

Seis de cada 10 pacientes padecen rinoconjuntivitis

La mucosidad nasal, estornudos, congestión y picor nasal, además de lagrimeo, picor, escozor, congestión y enrojecimiento de los ojos son los síntomas principales de la rinitis o rinoconjuntivitis, la primera enfermedad y la forma en que la manifiestan seis de cada 10 alérgicos en España. Su prevalencia crece desde el informe de 2005 del 55 al 62% de los casos.

El segundo diagnóstico más común es el asma bronquial, que sin embargo cae del 28 al 23,4%. El tercer motivo es una hipersensibilidad a algún medicamento, con el 17,7% de los casos, más un 10% en el caso de las alergias alimentarias. Estos también crecen desde el 14,4 y el 7% de lo casos que representaban en 2005.

Cada año, 1.100.000 personas acuden por primera vez a la consulta del alergólogo en España. “Antiguamente los pacientes esperaban tres y hasta cuatro años para acudir al especialista, vemos como una buena noticia que cada vez vienen antes, alrededor de un año después de los primeros síntomas, y también cada vez más derivados de las consultas de atención primaria, que denota una mayor conciencia de la necesidad de acudir al especialista dentro de la sanidad pública”, ha explicado Sastre.

Los causantes de esas alergias también han ido cambiando en los últimos años. Los que más han aumentado son los pólenes, las frutas y frutos secos. En el caso de la rinoconjuntivis, siete de cada 10 alergias las causan los pólenes.

La segunda enfermedad alérgica más común, el asma, ha bajado significativamente. La padecen dos de cada 10 alérgicos (21%), mientras que en el estudio de 2005 era el 28% de los casos y hasta el 35% en el estudio anterior de 1992.

Aunque sobre la población general el porcentaje es mucho menor, un 4,5% de la población entre 20 y 44 años, según el European Community Health Survey.

Se duplican las alergias a los alimentos

En poco más de una década se han duplicado las alergias a los alimentos, ya que han pasado del 3,6% en 1992 al 7,4% en 2005 y un 11,4% en 2015. En el origen de las alergias destaca el aumento de las frutas.

En este cuadro no están representadas las intolerancias a la lactosa o al gluten, puntualizan los autores del estudio, al no tratarse de enfermedades puramente alérgicas. “Aunque han aumentado las derivaciones desde los médicos de digestivo, ya que hay una mayor incidencia de problemas que necesitan descartar como alérgicos”, ha afirmado Pedro Ojeda, coordinador de comunicación de la SEAIC.

Otras de las características de las alergias alimentarias es el “aumento de las patologías combinadas a alimentos, por ejemplo al polen y la fruta”, ha destacado Ojeda, que ha asegurado también que la reacción más adversa a la alergia, la anafilaxia, prácticamente se ha duplicado entre los niños de cero a tres años, según un estudio realizado en el hospital de Alcorcón.

Los niños, cada vez más alérgicos

Los niños son más alérgicos que los adultos, ya que la prevalencia del 20-25% de población alérgica general se eleva al 25-30% en el caso de los más pequeños. Especialmente en el caso de ciertas enfermedades, como ha subrayado el presidente de la SEAIC: “Uno de cada 10 niños madrileños tiene asma bronquial, que se ha convertido en la enfermedad crónica más importante de la Comunidad de Madrid”. A pesar de esto, el asma ha disminuido en general respecto a 2015, mientras han aumentado las rinitis y las alergias a los alimentos.

En el caso de las alergias a los alimentos, en muchos casos las alergias infantiles remiten con la edad. La leche, la fruta, el huevo y los frutos secos son los alérgenos principales en el caso de los más pequeños. La leche es la causante del 60% de las alergias en los menores de dos años (frente al 51% en 2005) y la fruta en los niños de algo más de edad (siete de cada 10 alergias entre los siete y los 10 años, cuando en 2005 eran solo tres de cada 10).

La curación de las alergias, de momento, solo es posible en algunas y de forma temporal a través de las vacunas. Para su tratamiento, la fórmula más común son los antihistamínicos, seguidos de los corticoides tópicos nasales.