La moda de cuidarse y de llevar a cabo una vida saludable ha llegado también al ocio. El alcohol ya no es el alma de la fiesta y ya son cada vez más los que optan por las bebidas sin, sobre todo los jóvenes. Un estudio de la Consultora Canvas8 para Heineken llevado a cabo en 2016 en Gran Bretaña, EEUU, Países Bajos, México y Brasil revela que el 75% de las personas con edades de entre 21 y 35 años intentan limitar el consumo de alcohol cuando salen de fiesta.

Los motivos, principalmente, son dos: por un lado, el 59% quiere evitar perder el control, pero más un tercio de los entrevistados, el 36%, lo hace por culpa de las redes sociales, ya que no quieren aparecer borrachos en Facebook o Instagram. Según el informe Edades sobre drogas y alcohol publicado por el Ministerio de Sanidad relativo al ejercicio 2015-2016, en España sólo el 4,4% de las personas de entre 15 y 64 años se emborracha más de una vez al mes, la cifra más baja desde 2003 (5,1%).

En Londres han querido ser pioneros y atender estas nuevas demandas con el primer festival sin alcohol, que tendrá lugar el próximo 13 de agosto: el Mindfull Drinking Festival.  Además de la música en directo, los asistentes podrán disfrutar de los ahora tan de moda mockteles y cerveza y vino sin alcohol, que tomarán las riendas a los típicos licores. De esta forma, los asistentes no solo evitarán la posterior resaca sino que seguirán respetando sus hábitos saludables.

La población que consume alcohol diariamente representa el 9,3%, la cifra más baja desde que hay registros

Aunque no se ha celebrado hasta ahora ningún festival igual, sí lo han hecho fiestas diurnas libres de alcohol donde, además del componente sin, hay ejercicios de yoga y meditación. La idea nació con Morning Gloryville, que celebró su primer evento también en Londres en el año 2013 y desde entonces ya ha recorrido varios países. Su próxima parada volverá a ser la capital británica en el mes de agosto.

España tampoco quiere quedarse atrás y ya ha celebrado su primera healthy party, también diurna, el pasado mes de mayo. La primera edición de Soundrise, comenzó las 6.30 horas de la mañana con una desayuno, tres horas de música en vivo con un DJ y, siguiendo la filosofía de los festivales healthy, sin alcohol.

En Estados Unidos cada vez son más los abstemios que no tienen inconvenientes en hacerlo público. Actores, deportistas y diversos personajes conocidos se han sumado a la fiebre healthy y han cambiado el alcohol por los smoothies, o batidos de frutas y verduras. Allí, los abstemios se hacen llamar teetotalers y algunos de los rostros más conocidos son Jennifer López, David Beckham, Ben Affleck o hasta el mismo Donald Trump. Si bien algunos de ellos, como el presidente de EEUU son abstemios por anteriores problemas familiares con el alcohol o malas experiencias con la bebida, otros se niegan a beber por coherencia a su filosofía saludable. Es el caso de la actriz Natalie Portman o la Reina Letizia.

En España también se bebe menos

El alcohol sigue siendo la sustancia psicoactiva más extendida entre la población de 15 a 64 años en España, pero los últimos datos revelan que efectivamente la tendencia está cambiando. Aunque las «borracheras» parecen haber descendido, el consumo de alcohol suele ser regular entre la población, pero cada vez menos. El 62,1% de las personas encuestadas reconoció haber tomado alcohol en los últimos 30 días, una cifra que también se ha visto reducida respecto a años anteriores.

En 2013, la extensión del consumo de alcohol en el último mes incluía a un 64,4% de la población, «si bien a lo largo de toda la serie histórica este indicador se ha mantenido entre el 60% y el 65%», cita el documento. La población que consume alcohol diariamente representa el 9,3%, pero este último dato, relativo al año 2015 es el más bajo desde que hay registros. Parece comprobado que el alcohol ha dejado de ser tendencia.