26 años después de que Míchel le tocase literalmente los huevos a Valderrama antes del lanzamiento de un córner en un partido entre el Real Madrid y el Valladolid, nadie ha olvidado aquella imagen. El futbolista español le agarró hasta tres veces los testículos al colombiano que ahora, algo más de un cuarto de siglo después, se lo agradece en una original campaña para prevenir el cáncer de testículos.

«Gracías Michel por haberme tocado los huevos», dice el ex futbolista en una campaña promovida por la revista deportiva Líbero, #TócatelasConFútbol, que recuerda que el autoexamen es una de las fórmulas para prevenir el cáncer testicular.

 

La campaña indica la forma en la que se deben autoanalizar los testículos:

  1. Palpa: después de una ducha o baño caliente, coge un testículo con ambas manos. Coloca tus dedos índice y corazón bajo el testículo. Con los pulgares situados en la parte superior, palpa desde la zona inferior hacia arriba con la yema de los dedos para sentir irregularidades en la piel o en la propia textura del testículo.
  2. Repite: familiarízate con el epidídimo, una estructura situada en la parte trasera del testículo y no lo confundas con un bulto sospechoso. Una vez examinado un testículo, repite exactamente el mismo proceso con el otro, buscando de nuevo algún bulto.
  3. Comprueba: comprueba que ambos testículos tengan la misma forma y, si durante todo el proceso detectas la presencia de algún bulto, inflamación, cambio de forma o tamaño, sensación de pesadez, dolor en el abdomen bajo, o incluso dolor en un testículo, acude al médico.

La campaña recuerda también que la mayoría de los tumores de testículo son detectados por los propios pacientes, que deben acudir al médico sin notan alguno de los siguientes síntomas: un bulto no doloroso o inflamación en alguno de los testículos, cualquier cambio de forma o tamaño, sensación de pesadez en el escroto, dolor en el abdomen bajo o en la ingle, acumulación de líquido en el escroto, dolor o molestia en un testículo o en el escroto.