Vida Sana

Cómo vencer al catarro y la gripe (al menos en esta primera ola de frío)

logo
Cómo vencer al catarro y la gripe (al menos en esta primera ola de frío)
Cómo vencer al catarro en la ola de frío.

Cómo vencer al catarro en la ola de frío. EP

Resumen:

Llega el frío y las consultas del médico se llenan.

“Con la llegada del frío coinciden dos factores, por un lado los virus viven mejor en condiciones de temperatura más bajas y, por otro lado, el frío favorece que nuestras defensas estén más débiles, por lo que se crea el perfecto caldo de cultivo para que caigamos enfermos”, afirma el médico Manuel Linares, de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

Para prevenir, primero la higiene. Es fundamental lavarse las manos con frecuencia, ya que los virus sobreviven hasta dos horas después de haber sido expulsados con un esturnudo, tos o contacto físico, como al dar la mano o un beso.

“Hay que lavarse las manos después de dar la mano a alguien o de haber tocado superficies de contacto común”, indica Linares, que recomienda también que en el transporte público evitemos tocar en lo posible zonas de contacto común donde los virus se acumulan con mucha facilidad.

 

Los expertos lo lamentan, pero la sopa de pollo de la abuela no tiene ningún beneficio (científicamente demostrado) para el resfriado o la gripe. Pero sí coinciden en que llevar una dieta equilibrada favorece las defensas y es, por tanto, recomendable tanto para prevenir como para tratar los catarros.

Eva Gosenje, miembro del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas, recomienda en general frutas y verduras, especialmente de temporada, como aliadas para la ola de frío.

Por último, Gonsenje recomienda proteger la flora intestinal con alimentos ricos en fibra, algo que contienen tanto las verduras y hortalizas como los frutos secos, las legumbres y los cereales, que siempre deben ser integrales.

Aunque estuviesen completamente aislados del mundo exterior, los médicos de familia sabrían que ha llegado (por fin) el frío. Sus consultas empiezan a multiplicar por dos los casos de catarro y gripe en una curva ascendente que va creciendo exponencialmente hasta enero, cuando el número de casos alcanza su primer pico.

Hay que lavarse las manos cada vez que demos la mano a alguien, recomienda un médico

“Con la llegada del frío coinciden dos factores, por un lado los virus viven mejor en condiciones de temperatura más bajas y, por otro lado, el frío favorece que nuestras defensas estén más débiles, por lo que se crea el perfecto caldo de cultivo para que caigamos enfermos”, afirma Manuel Linares, coordinador del grupo de trabajo de enfermedades infecciosas de la Sociedad de Médicos de Atención Primaria (Semergen).

Sin embargo, aunque sea un reto, existen medidas que podemos tomar para tratar de vencer esta primera batalla a los virus. En primer lugar, la higiene. Es fundamental lavarse las manos con frecuencia, ya que los virus sobreviven hasta dos horas después de haber sido expulsados con un esturnudo, tos o contacto físico, como al dar la mano o un beso. “Hay que lavarse las manos después de dar la mano a alguien o de haber tocado superficies de contacto común”, indica Linares, que recomienda también que en el transporte público evitemos tocar en lo posible zonas de contacto común donde los virus se acumulan con mucha facilidad.

Los virus sobreviven hasta dos horas después de haber sido expulsados

“Tampoco se deben usar pañuelos de tela sino de papel y desecharlos después de cada tos o estornudo”, añade Linares, “y evitar el contacto cercano con personas que ya padezcan el resfriado o gripe”.

No hay “dieta milagro” para el catarro

Los expertos lo lamentan, pero la sopa de pollo de la abuela no tiene ningún beneficio (científicamente demostrado) para el resfriado o la gripe. Pero sí coinciden en que llevar una dieta equilibrada favorece las defensas y es, por tanto, recomendable tanto para prevenir como para tratar los catarros.

La sopa de pollo de la abuela no tiene ningún beneficio (científicamente demostrado) para el resfriado

“Hay algunos nutrientes, como la vitamina B6, que son positivos para el sistema inmune. Esta vitamina es, por ejemplo, la responsable de que alguna marca de yogures pueda decir que protegen las defensas. Sin embargo, en un plátano ya hay más vitamina B6 que en cualquiera de estos yogures”, afirma Eva Gosenje, miembro del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas.

En general, indica Gosenje, las frutas y verduras, especialmente de temporada, tienen que ser nuestras aliadas para la ola de frío. “Porque son ricas en fitoquímicos, cuyas propiedades son beneficiosas para el sistema inmune. Aquí es importante saber que estos fitoquímicos son los que dan el color, según sus propiedades, a las verduras. Por eso se recomienda tomar verduras de distintos colores en cada comida”.

Por último, Gonsenje recomienda proteger la flora intestinal con alimentos ricos en fibra, algo que contienen tanto las verduras y hortalizas como los frutos secos, las legumbres y los cereales, que siempre deben ser integrales.

Aparte de la dieta, los especialistas recomiendan mantenerse bien hidratados (con agua), no fumar y realizar actividad física. “El frío cambia el tono muscular, por lo que hay que tener ciertas precauciones, como calentar y estirar mejor, pero se debe mantener la actividad física habitual aunque bajen las temperaturas”, afirma el médico de Semergen.

Por supuesto, para prevenir la gripe está disponible la vacuna, cuya administración se recomienda en España a mayores de 60 años, menores de cinco y embarazadas o personas con patologías previas.

Ante los primeros síntomas…

Si pese a todo comenzamos a notar los primeros síntomas, también podemos seguir algunas pautas que nos ayuden a sobrellevarlo mejor. Lo primero es saber qué indicios deben preocuparnos y llevarnos al médico y cuáles no. “Tener mocos, dolor leve de garganta o cabeza o un ligero malestar son síntomas que no deben preocuparnos en exceso. Sólo en caso de fiebre alta, dolor muscular e intenso malestar o tos con mucha flema, y por supuesto si se padece alguna patología adicional, hay que ir al médico”, afirma Linares.

Con fiebre alta, el dolor muscular, gran malestar o tos con mucha flema debemos ir al médico

En cualquier caso, tanto si es gripe como si se trata de un resfriado, no existe tratamiento y sólo se pueden combatir algunos de los síntomas, como antitérmicos (tipo paracetamol) para reducir la fiebre y antitusígenos en caso de tos seca.

Para pasar la enfermedad (que suele durar una semana si es un catarro y 10 días si es gripe), los médicos de familia recomiendan una serie de medidas, como el reposo, hidratación (más de dos litros de líquido al día), vahos o inhalaciones de vapor de agua caliente, y baños tibios para bajar la fiebre en caso de que fuera muy elevada.

“No se recomiendan antibióticos y es preferible el paracetamol que el ibuprofeno, aunque en cualquier caso, si no se ha ido al médico, es recomendable pedir consejo al farmacéutico para que nos aconseje qué tomar”, concluye Linares.