Nova Feina nació para promover la inclusión social a través del empleo. Su principal preocupación han sido siempre las personas que presentan especiales dificultades de inserción sociolaboral y, en consecuencia, en riesgo de exclusión social. Este ideario ha recibido su recompensa en la III Edición de los Premios Clece en la que obtuvieron uno de los tres premios concedidos al Mejor Proyecto Social. “Es un gran reconocimiento a nuestro trabajo y dedicación, durante muchos años, a las personas en situación más vulnerable. Nuestro principal logro ha sido convertirnos en un espacio de referencia para centenares de personas que desde hace mucho tiempo no encuentran trabajo, aquí son escuchadas, formadas y acompañadas en su camino de incorporación laboral”, afirma Ana Tórtola, coordinadora de la Fundación Nova Feina.

“El reto por el que luchamos todos los días es construir una sociedad no excluyente que ofrezca oportunidades laborales para todos. En esta tarea esperamos ser útiles y aportar nuestro granito de arena junto el resto de instituciones, entidades, empresas y ciudadanía comprometida”, añade.

Los Centres Feina están organizados desde una estrategia integral a la hora de ofrecer servicios de empleo a sus beneficiarios. “Ofrecemos formación técnica, cursos especializados en ocupaciones que incluyen prácticas no laborales.

Luchamos todos los días es construir una sociedad no excluyente que ofrezca oportunidades laborales para todos»

Además, los centros también dedican tiempo a llamar la atención del tejido empresarial con respecto a la contratación de las personas en situación de vulnerabilidad, captación y gestión de ofertas de empleo y el seguimiento en el puesto de trabajo, esta acción se puede dilatar en el tiempo según la necesidad de cada persona. “En 2016, gracias a la mediación de Nova Feina, 167 personas encontraron trabajo. Gestionamos 175 ofertas de empleo y realizamos 309 itinerarios de inserción en 148 empresas que han colaborado con la entidad. Por otra parte,  asesoramos a 69 emprendedores, de los cuales, 22 fueron proyectos de emprendimiento social y se han constituido 21 empresas”.

Uno de los proyectos en los que está centrada la Fundación es el proyecto Dona Impuls, que lucha por la inserción laboral de las mujeres vulnerables. Los principales factores que justifican las necesidades del programa Dona Impuls dirigido a mujeres víctimas de violencia son: factores personales, sociales, culturales, políticos y económicos. “El proyecto se adapta a las necesidades de las mujeres para ir eliminando situaciones de riesgo por medio de la adquisición de habilidades y aptitudes socio-laborales que mejoren sus posibilidades de acceso al mercado laboral”.

El proyecto Dona Impuls lucha por la inserción laboral de las mujeres vulnerables

Desde la perspectiva del Acompañamiento a la Mujer, Dona Impuls se estructura en diferentes fases en las que se utiliza una metodología de trabajo individual y grupal, siempre adaptadas a las necesidades de la mujer atendida. Supone la superación de metas y la adquisición paulatina de recursos personales imprescindibles para enfrentarse al mercado laboral, la adquisición y el mantenimiento del empleo, clave para la independenc¡a de la mujer. Durante 2016 participaron en el proyecto 65 mujeres, de ellas 18 víctimas de violencia de género, 21 con discapacidad y 26 en situación de exclusión social. 15 mujeres han participado en acciones formativas para el empleo y 20 accedieron a un empleo.

Las mujeres acuden a Nova Feina por dos vías por la derivación de un recurso de la administración local o directamente por decisión propia. “Su mayor preocupación, por encima de la emocional, es su situación económica. Normalmente suele ser muy complicada, tienen a su cargo a sus hijos y no todas cuentan con ingresos económicos, las ayudas que puedan recibir son limitadas en tiempo y en cantidad lo que supone situaciones de precariedad. No hablamos de situaciones de precariedad puntual, sino de pobreza estructural”.

En situaciones límites, conseguir un empleo resulta fundamental para luchar por su independencia y así poder dar un mínimo de estabilidad a su vida y a la de sus hijos. Cierto es que, hoy por hoy, tener un empleo no significa salir de la pobreza, pues los trabajos a los que acceden son de baja cualificación, están mal pagados y con horarios alejados a la conciliación familiar. En la mayoría de casos las mujeres carecen de una red social que pueda encargarse de sus responsabilidades familiares si ellas no pueden. “Uno de nuestros objetivos es poder capacitar en ocupaciones más técnicas a nuestras mujeres para que puedan acceder a los puestos de trabajo con mayor especialización y así puedan tener más posibilidades en conseguir un puesto de trabajo de mayor calidad y no limitarse a ocupaciones de baja cualificación que son las peores remuneradas”.

Violencia machista entre menores

Los datos de violencia machista entre menores de edad son preocupantes y desde Nova Feina se han propuesto combatir este problema. “Desde luego, los machismos invisibles son los que están afectando a la población más joven. Lamentablemente, nuestros jóvenes son más tolerantes que el conjunto de la población con la violencia de control, sobre todo en las redes sociales. El actual modelo amoroso educa para ejercer y soportar la violencia por amor. Un número importante de las adolescentes, al iniciar una relación, tienden a sacrificar las otras facetas de su vida por dicha relación y esto puede suponer el inicio de la dependencia y el sometimiento. Creemos que la sociedad debe luchar contra la violencia machista desde la prevención, sensibilización y la educación, es fundamental para poder hacer frente a esta lacra social”.


Este contenido ha sido elaborado con la colaboración de Clece