Vida Sana

Hacer un mínimo de ejercicio reduce el riesgo de muerte en hombres mayores

Media hora de pasear al perro reduce un 17% la mortalidad en varones de edad avanzada, según un estudio publicado en 'British Journal of Sports Medicine'

logo
Hacer un mínimo de ejercicio reduce el riesgo de muerte en hombres mayores
Hacer ejercicio fisico reduce el riesgo de muerte en los hombres mayores.

Hacer ejercicio fisico , aunque sea mínimo, reduce el riesgo de muerte en los hombres mayores.

Resumen:

Aunque sea de poca intensidad, aunque sean sólo 10 minutos, hacer un poco de ejercicio vale la pena. Tanto que reduce riesgo de muerte en hombres mayores, según una investigación que se acaba de publicar en la revista British Journal of Sports Medicine. Cada media hora adicional de actividad física suave, como pasear al perro o realizar labores de jardinería, se asoció con un 17% menos de riesgo de muerte. Esta asociación se mantenía independientemente del tiempo adicional que pasaran sentados. A su vez, cada 30 minutos de actividad física de intensidad moderada a vigorosa redujo el riesgo de muerte un 33%. "Los resultados sugieren que todas las actividades, aunque modestas, son beneficiosas. El hallazgo de que la actividad física de baja intensidad se asocia con un menor riesgo de mortalidad es especialmente importante entre los hombres mayores, ya que la mayoría de su actividad física diaria es de intensidad suave", dice la investigación.

Aunque sea de poca intensidad, aunque sean sólo 10 minutos, hacer un poco de ejercicio vale la pena. Tanto que reduce riesgo de muerte en hombres mayores, según una investigación que se acaba de publicar en la revista British Journal of Sports Medicine.

Aunque las recomendaciones actuales son de al menos dos horas y media a la semana de actividad física moderada o vigorosa, la investigación subraya que no son siempre fáciles de alcanzar para las personas mayores, por lo que se ha trabajado para comprobar si una menor actividad física también puede ser beneficiosa para la salud.

La investigación recurrió al Estudio británico del corazón, que agrupa a 7.735 pacientes de 24 ciudades británicas que contaban en 1978-1980 entre 40 y 59 años. A los 3.137 supervivientes en 2010-2012 se les invitó a un chequeo sobre su salud y estilo de vida y se les pidió utilizar un acelerómetro (que mide la actividad física) durante una semana. Tras ello, su salud fue monitorizada de nuevo hasta 2016.

De los que aceptaron utilizar el dispositivo se excluyó a los que tenían una cardiopatía y quedaron 1.181 hombres con una media de edad de 78 años. Y el resultado fue claro, la actividad física en cualquier intensidad se asoció con un menor riesgo de muerte.

Cada media hora adicional de actividad física suave, como pasear al perro o realizar labores de jardinería, se asoció con un 17% menos de riesgo de muerte. Esta asociación se mantenía independientemente del tiempo adicional que pasaran sentados. A su vez, cada 30 minutos de actividad física de intensidad moderada a vigorosa redujo el riesgo de muerte un 33%.

«Los resultados sugieren que todas las actividades, aunque modestas, son beneficiosas. El hallazgo de que la actividad física de baja intensidad se asocia con un menor riesgo de mortalidad es especialmente importante entre los hombres mayores, ya que la mayoría de su actividad física diaria es de intensidad suave», dice la investigación.

Además, realizar el ejercicio físico (al menos de intensidad moderada) en episodios cortos era casi igual de positivo que durante más tiempo, ambos suponían una reducción de la mortalidad del 41 o 42%. Y la mayoría de los hombres  (el 66%) consiguieron alcanzar la actividad física en períodos más breves de 10 minutos.

Los investigadores resaltan que se trata de un estudio observacional pero que es importante para refinar las pautas actuales de actividad física recomendadas a las personas mayores.