Vida Sana

La obesidad a mediana edad se asocia con un riesgo hasta tres veces mayor de demencia

Expertas de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición advierten de la relación entre la acumulación de grasa y el deterioro cognitivo en la campaña "Cuida tu peso, cuida tu memoria".

logo
La obesidad a mediana edad se asocia con un riesgo hasta tres veces mayor de demencia
Los endocrinos acaban de presentar la campaña "Cuida tu peso, cuida tu memoria"

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición advierte de la relación entre obesidad y demencia.

Resumen:

Los médicos han descubierto en los últimos tiempos una nueva razón para cuidar nuestro cuerpo y es la de mantener las capacidades cognitivas.

“Varios estudios han demostrado la relación entre obesidad y demencia y en algunos casos se ha revelado un riesgo hasta tres veces mayor de desarrollar demencia en población que presentaba obesidad a los 50 años”.

La SEEN ha presentado hoy la campaña “Cuida tu peso, cuida tu memoria”, para alertar a la población de que el cerebro también se ve afectado por el exceso de grasa.

“Todos conocemos los efectos negativos de la obesidad en relación con las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o incluso el cáncer, pero no con el deterioro cognitivo”, ha afirmado Purificación Martínez de Icaya, de la Sociedad Española del Estudio de la Obesidad (Seedo).

La experta asegura que al producirse este aumento de lípidos en el sistema nervioso central se pueden generar problemas “de memoria, de aprendizaje y de ejecución, incluso en personas de mediana edad”.

Otro de los factores de riesgo es tener un cuerpo tipo manzana, es decir constitución que tiende a acumular la grasa en la zona abdominal. “La grasa que se acumula en esta zona es la más peligrosa, la que genera más riesgo de enfermedades de todo tipo y también deterioro cognitivo”, ha afirmado Vilarrasa.

Mens sana in corpore sano. Los médicos han descubierto en los últimos tiempos una nueva razón para cuidar nuestro cuerpo y es la de mantener las capacidades cognitivas. “Varios estudios han demostrado la relación entre obesidad y demencia y en algunos casos se ha revelado un riesgo hasta tres veces mayor de desarrollar demencia en población que presentaba obesidad a mediana edad”, ha asegurado Nuria Vilarrasa, coordinadora del área de Obesidad en la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

En este estudio, publicado en Postgraduate Medical Journal, se asociaba la obesidad a los treinta años con un riesgo 3,5 veces mayor. A medida que iba avanzando la edad, se reducía el incremento del riesgo, que no obstante se mantenía a cualquier edad. La investigación abarcó un espectro de más de 450.000 personas entre 1999 y 2011.

La SEEN ha presentado hoy la campaña “Cuida tu peso, cuida tu memoria”, para alertar a la población de que el cerebro también se ve afectado por el exceso de grasa. “Todos conocemos los efectos negativos de la obesidad en relación con las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o incluso el cáncer, pero no con el deterioro cognitivo”, ha afirmado Purificación Martínez de Icaya, de la Sociedad Española del Estudio de la Obesidad (Seedo).

“La grasa se va acumulando en el tejido adiposo bajo la piel, pero cuando hay un exceso llega un momento en que éste no tiene más capacidad y la grasa va hacia otros órganos, tanto al corazón, al hígado y también al sistema nervioso”, ha explicado Martínez de Icaya. La experta asegura que al producirse este aumento de lípidos en el sistema nervioso central se pueden generar problemas “de memoria, de aprendizaje y de ejecución, incluso en personas de mediana edad”.

Mejor cuerpo tipo pera que manzana

Otro de los factores de riesgo es tener un cuerpo tipo manzana, es decir constitución que tiende a acumular la grasa en la zona abdominal. “La grasa que se acumula en esta zona es la más peligrosa, la que genera más riesgo de enfermedades de todo tipo y también deterioro cognitivo”, ha afirmado Vilarrasa, “esto se ve por ejemplo con la población asiática, aunque no tienden a tener mucho sobrepeso, deben cuidarse antes porque su grasa tiende a aparecer en esta zona”.

Este tipo de obesidad androide (cuerpo tipo manzana) en lugar de ginoide (constitución de pera) es la causa de que los hombres tengan un mayor riesgo de enfermedades en este sentido. “Es importante preocuparse por eliminar este tipo de sobrepeso, el más perjudicial, con dieta, ejercicio físico e incluso ayudarnos con fármacos junto a la dieta y en caso de escasa respuesta a las anteriores, estrategias, en algunos casos con cirugía bariátrica”, ha asegurado Irene Bretón, presidenta de la SEEN.

Decálogo de consejos para prevenir

Los endocrinos han lanzado la campaña “Cuida tu peso, cuida tu memoria” con una serie de recomendaciones para empezar a prevenir la obesidad y cuidar nuestra mente.

  1. Controlar el tamaño de las raciones
  2. Caminar al menos 30 minutos al día
  3. Comer cinco raciones de frutas y verduras al día
  4. Limitar la comida rápida, los precocinados y los fritos
  5. Comer despacio y no delante de la televisión o el ordenador
  6. Beber agua y evitar el tabaco
  7. Moderar el consumo de azúcar, dulces y bebidas azucaradas
  8. Mantener la mente activa con juegos intelectuales, aprendizaje de instrumentos musicales e idiomas
  9. Dormir suficiente
  10. En caso de necesitar ayuda, consultar al especialista.

La campaña quiere combatir lo que los expertos consideran una epidemia, la obesidad, que se extiende por todo el mundo “también ya en países en desarrollo”, según Vilarrasa. La prevalencia se ha duplicado desde 1980 y en España afecta a uno de cada cinco adultos (el 22,8% de los hombres y el 20,5% de las mujeres).

Sobre el reciente anuncio del Gobierno de que está cerrando un acuerdo con la industria para reducir un 10% la cantidad de azúcar, sal y grasas de la cesta de la compra para 2020, la SEEN ha celebrado la noticia y su presidenta ha valorado “esencial la relación entre empresas, sanitarios y Gobierno, para que se vayan poniendo plazos y acostumbrando a los consumidores a nuevos sabores y cantidades”.