Salud | Vida Sana

El coste de los efectos del tabaco: 7.695 millones de euros

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo presenta un estudio en el que evalúa el impacto económico del tabaquismo a través de las cinco enfermedades más frecuentes.

logo
El coste de los efectos del tabaco: 7.695 millones de euros
El coste del impacto económico del tabaco es de casi 7..700 millones de euros.

El coste del impacto económico del tabaco es de casi 7.700 millones de euros, según el CNPT.

Resumen:

Son el EPOC, el asma, la enfermedad coronaria, la cerebrovascular y el cáncer de pulmón.

Estas son las cinco enfermedades más frecuentes que produce el tabaquismo y que suponen un coste de 7.695 millones de euros, según el informe ‘Evaluación del Control del Tabaquismo sobre los costes empresariales y sanitarios’, elaborado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT).

El mayor coste corresponde, según el informe, a la patología coronaria, con un total de 3.642 millones de euros; seguida de EPOC, 2.912 millones, y en tercer lugar las enfermedades cardiovasculares, 710 millones.

Según el Comité, la mortalidad atribuible al tabaco se podría reducir un 40% con una estrategia agresiva que promueva el cese del consumo, “que es la única forma realmente efectiva para reducir las complicaciones derivadas del tabaquismo”, ha declarado el presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), José Antonio Páramo.

Son el EPOC, el asma, la enfermedad coronaria, la cerebrovascular y el cáncer de pulmón. Estas son las cinco enfermedades más frecuentes que produce el tabaquismo y que suponen un coste de 7.695 millones de euros, según el informe ‘Evaluación del Control del Tabaquismo sobre los costes empresariales y sanitarios’, elaborado por el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT).

El mayor coste corresponde, según el informe, a la patología coronaria, con un total de 3.642 millones de euros; seguida de EPOC, 2.912 millones, y en tercer lugar las enfermedades cardiovasculares, 710 millones.

Según el Comité, la mortalidad atribuible al tabaco se podría reducir un 40% con una estrategia agresiva que promueva el cese del consumo, “que es la única forma realmente efectiva para reducir las complicaciones derivadas del tabaquismo”, ha declarado el presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH), José Antonio Páramo.

En este sentido, desde la entidad han especificado que “el tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo para sufrir eventos trombóticos y las autoridades sanitarias tienen que promover iniciativas para ayudar a los fumadores en el abandono del tabaco”.

Los fumadores tienen un riesgo cuatro veces mayor de desarrollar un accidente cerebrovascular (ACV) que los no fumadores, y sólo la exposición al humo del tabaco aumenta entre el 20 y el 30% ese peligro, han recordado desde la SETH.

El tabaco está “detrás de 2,5 millones de muertes en el mundo cada año, de las que el 29% son por problemas cardiovasculares”, han insistido desde la sociedad. Estas cifras “sirven de argumento al lema del Día Mundial sin Tabaco 2018, ‘Tabaco y cardiopatías’, que se celebra este jueves”, han advertido.

España, más fumadora que la media europea

Según los datos del Eurobarómetro 2016, la prevalencia del tabaquismo en España es del 28%, “superior a la media europea (24%) aunque desde la entrada en vigor de las sucesivas leyes del tabaco, las de 2005,2010 y 2017, ha mejorado la salud de la población (sobre todo, menos mortalidad cardiovascular y mejor salud respiratoria”.

“El tabaco produce infinidad de efectos indeseables y favorece la trombosis por diversos mecanismos: disfunción endotelial, vasoconstricción, estrés oxidativo, inflamación crónica y dislipemia, activación de las plaquetas y coagulación”, ha enumerado Páramo, quien ha continuado argumentado que “todos estos factores aceleran el proceso aterosclerótico, desestabilizan la placa de ateroma y desencadenan el evento vascular agudo”.

Además, el tabaco “favorece la activación de factores trombóticos y la agregabilidad plaquetaria por inhibición del activador tisular del plasminógeno, el aumento del fibrinógeno plasmático y de la expresión del factor tisular”, han manifestado desde la sociedad.

Las consecuencias para la salud de este cúmulo de factores afectan a todo el organismo, tal y como demuestra la evidencia científica. El aspecto positivo es que, “el abandono del tabaco proporciona un beneficio cardiovascular inmediato: mejora la tensión arterial, la circulación sanguínea y disminuye la recurrencia de eventos coronarios y la mortalidad”, ha subrayado el presidente de la SETH, y “después de cinco a diez años sin fumar, muchos de los parámetros que estaban alterados se equiparan a los de un no fumador”.