Vida Sana

Los sanitarios exigen a los políticos más restricciones e impuestos sobre el tabaco

Representantes de los grupos políticos del Congreso y de entidades sanitarias como la Organización Médica Colegial se han reunido para "tender puentes" en busca de un consenso para avanzar en la lucha contra el tabaco.

logo
Los sanitarios exigen a los políticos más restricciones e impuestos sobre el tabaco
Los sanitarios han propuesto hoy a los grupos políticos un decálogo de medidas para avanzar en la lucha contra el tabaquismo.

Los sanitarios han propuesto hoy a los grupos políticos un decálogo de medidas para avanzar en la lucha contra el tabaquismo. EP

Resumen:

Representantes parlamentarios y de las principales organizaciones sanitarias implicadas en la lucha contra el tabaco se han reunido para “tender puentes” en la lucha contra el tabaquismo.

“Los políticos han reconocido que España fue tarde a la trasposición de la directiva y que por eso no les dio tiempo a incluir más asuntos de los que hoy se ha hablado”, ha asegurado Francisco Rodríguez, presidente de la Red Europea de Prevención del Tabaco.

Entre las medidas exigidas por los sanitarios y con las que los grupos han mostrado su apoyo está la prohibición de fumar en coches donde viajen niños o embarazadas, una medida que también se extendería a playas, estadios deportivos, paradas de transporte público y algunas playas.

Los sanitarios también quieren una mayor vigilancia del cumplimiento de la Ley del Tabaco, especialmente en espacios sensibles como centros educativos y hospitales y en lugares de ocio como restaurantes y, sobre todo, terrazas.

Los sanitarios también piden que se establezca una fiscalidad equiparable para todos los productos del tabaco y aumentar progresivamente el precio de los paquetes hasta asimilarlos con Europa.

El cigarrillo electrónico también está en el foco de los sanitarios, que proponen equiparar la regulación del cigarrillo electrónico con los productos del tabaco.

Los portavoces de PP, PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos-En Marea han reconocido que “España fue tarde en la trasposición de la directiva de los productos del tabaco” aprobada en noviembre. Así lo ha asegurado el presidente de la ENSP (Red Europea de Prevención del Tabaquismo, por sus siglas en inglés), Francisco Rodríguez, tras la reunión que han mantenido con los grupos políticos los representantes de la Organización Médica Colegial (OMC), la Comisión Nacional de la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y de la propia ENSP. “Ha sido la primera oportunidad para tender puentes ya que los políticos han reconocido que España fue tarde a la trasposición de la directiva y que por eso no les dio tiempo a incluir más asuntos de los que hoy les hemos trasladado”, ha asegurado Rodríguez.

Los grupos políticos reconocen que la trasposición de la directiva ha sido una “oportunidad perdida” en la lucha contra el tabaquismo

“España lideró la lucha contra el tabaco con las leyes aprobadas en 2005 y 2010, pero tras esos años ha habido un parón que ha atenuado su beneficio”, ha asegurado Regina Dalmau, presidenta de la CNPT. Las organizaciones médicas han urgido a tomar estas medidas para luchar contra las 52.000 muertes que se producen cada año en España por culpa del tabaco.

Entre esos asuntos, que los portavoces de Salud de los grupos socialista (Jesús María Fernández) y Ciudadanos (Francisco Igea), han apoyado públicamente tras la reunión, está la prohibición de fumar en coches donde viajen niños o embarazadas, una medida que también se extendería a playas, estadios deportivos, paradas de transporte público y algunas playas. “Si ha funcionado la restricción en espacios públicos como los hospitales, por qué no ampliarlos? Países como Australia, Francia, Reino Unido, Irlanda o Malta ya lo han hecho”, ha afirmado Dalmau.

Los sanitarios también quieren una mayor vigilancia del cumplimiento de la Ley del Tabaco, especialmente en espacios sensibles como centros educativos y hospitales y en lugares de ocio como restaurantes y, sobre todo, terrazas. La OCU ya denunció en 2015 que, según un estudio propio, el 87% de las terrazas incumplían la normativa, así como el 89% de los recintos hospitalarios al aire libre y el 60% de los centros educativos. “Creemos que la ley se cumple en su mayoría, pero la evaluación de la ley del tabaco no es muy detallada”, ha añadido Dalmau.

Los sanitarios también piden que se establezca una fiscalidad equiparable para todos los productos del tabaco, “porque en los últimos años se ha desviado el consumo hacia el tabaco de picadura, especialmente en los jóvenes, porque es más barato”, según Dalmau, en una apuesta que aboga por aumentar progresivamente el precio de los paquetes hasta asimilarlos con Europa. “Cómo van a fumar los jóvenes en Australia donde cuesta 16 euros un paquete de tabaco, o en Inglaterra donde cuesta 13 euros. Estas son barreras para que los jóvenes comiencen a fumar”, ha añadido Rodríguez.

El cigarrillo electrónico también está en el foco de los sanitarios, que proponen equiparar la regulación del cigarrillo electrónico con los productos del tabaco. Estos dispositivos electrónicos han causado controversia ya que mientras países como Bélgica, Finlandia, Portugal o Polonia ya han tomado este tipo de medidas, en otros como Reino Unido su uso está planteado como parte de las políticas para dejar de fumar. “Este asunto ha causado controversia en la comunidad científica, pero ni es inocuo ni se puede obviar que tiene detrás una apuesta comercial enorme de la industria. Para nosotros no hay evidencias sólidas de que los cigarrillos electrónicos sean eficaces en la lucha contra el tabaco y por lo tanto no es parte de nuestro plan A, B ni C. Hay que evitar que sea una puerta de entrada al tabaco”, ha afirmado Dalmau.

Los sanitarios también han llamado a los representantes públicos a poner en marcha campañas de prevención del tabaquismo a nivel nacional. “En 2006 se hizo la última campaña importante y después de eso sólo ha habido una, el pasado año, de menor tamaño y centrada en exclusiva en las redes sociales”, ha asegurado la presidenta de la CNTP.

La implantación del llamado paquete neutro, que reduce el componente de marca de los paquetes y que según un estudio reduce hasta un 80% las ganas de fumar, es otra de las medidas propuestas por los sanitarios, junto a otras como el refuerzo de la atención médica para ayudar a las personas a dejar de fumar, como la inclusión de nuevos fármacos en el sistema público o la mejora de la estructura de la atención, “que no dependa de la comunidad autónoma de residencia o de la buena voluntad del médico de cabecera”, ha dicho Dalmau.

Por último, los sanitarios han pedido a los políticos como medida dentro del decálogo que se evite la interferencia de la industria tabacalera en las políticas de prevención del tabaquismo y en iniciativas como el establecimiento de sistemas de trazabilidad de los productos del tabaco. “Aunque está prohibida la participación de políticos, yo he visto a la delegada del Gobierno de Canarias prometiendo en la Mesa del Tabaco (patronal que engloba a los distintos operadores del sector) que lucharía para excluir a Canarias del sistema de trazabilidad. Eso es una barbaridad”, ha afirmado Rodríguez.

Los representantes de Ciudadanos y PSOE han mostrado su disposición a poner en marcha estas medidas y han reconocido, como ha expresado Igea, “la oportunidad perdida en noviembre”. No se han puesto tanto de acuerdo en la fórmula, ya que el socialista ha abogado por trasladar al Gobierno su responsabilidad y a través de una proposición no de ley que ya presentó en noviembre con algunas de estas medidas. Por su parte, el de Ciudadanos ha asegurado que su partido está de acuerdo “globalmente con el decálogo, aunque con matices” y que apoyarán y propondrán iniciativas antitabaco que sean efectivas y no “para blanquear las posturas de ningún partido”.