Cada año mueren en España 52.000 personas como consecuencia del tabaco. Son datos del Ministerio de Sanidad estimados entre 2010 y 2014 y la tendencia, aunque decrece globalmente, aumenta su ratio en mujeres. El dato mantiene al tabaco como la primera causa de mortalidad evitable, tanto en España como en el mundo.

Aunque en los últimos años las medidas han ido restringiendo el espacio permitido para el tabaco, la población parece estar a favor de aumentarlas. Una reciente encuesta realizada por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), apunta a que la gente las considera insuficientes. Más de la mitad de la población, el 51,6%, se muestra a favor de prohibir fumar en vehículos privados.

El veto al tabaco en coches con niños ya está penado en Inglaterra, Francia o parte de EEUU

Más alto aún es el porcentaje de quienes prohibirían el tabaco en vehículos en el caso de que vayan niños. Según la encuesta, que se ha presentado con motivo de la Semana sin humo, los no fumadores están más a favor de esta medida (el 76,6%) que los fumadores (62,7%).  El veto al tabaco en coches con niños no es una novedad, es una medida ya implantada en Inglaterra, Gales, Francia, Australia, Sudáfrica y parte del EEUU, donde está penado con multas.

Incumplimiento de la Ley Antitabaco

El 36,6% de la población cree que no se cumple la normativa relativa a la restricción del tabaco en bares y restaurantes, que fue uno de los aspectos más novedosos que introdujo la ley. Un incumplimiento que se percibe además en otros espacios, pues un 11,2% sigue considerándose expuesto al tabaco en bares y restaurantes, y casi la mitad (45,8%) en bares y terrazas.

Entre otras medidas, el 65,9% cree que habría que aumentar el precio y los impuestos al tabaco, y más de la mitad ven necesario que se implante en España el empaquetado genérico, como ya ocurre en otros países.

Un problema de salud pública

La dimensión del tabaquismo es percibida por la población como una amenaza, tanto a nivel personal como de desarrollo del país. De hecho, más de siete de cada 10 consideran que el tabaco dificulta el desarrollo del país por los gastos sanitarios que genera. Y es que la mitad de los fumadores (que aún son el 20% de la población) muere por causas relacionadas con el tabaco.

Un 17% de los fumadores ha intentado dejarlo al menos cuatro veces

Y no es fácil dejarlo. Al menos para siete de cada 10 fumadores, que dicen haber intentado dejar de fumar al menos una vez. Peor lo tiene el 17% de la población, que lo ha intentado cuatro veces o más. Según los propios fumadores, el 61,6% intentaría dejar de fumar sin el Sistema Nacional de Salud financiase los tratamientos farmacológicos. En general, el 61,3% de los participantes de la encuesta está a favor de que se financien los tratamientos para dejar de fumar.

El problema del tabaco incide también en las bajas laborales, ya que como apunta César Minué, coordinador de la Semana Sin Humo, hay estudios que apuntan a que “los fumadores cogen un 80% más de bajas laborales que quienes no lo son”.