Vida Sana

No infravalores la actitud: la ciencia afirma que los optimistas viven más (y dice cuánto)

logo
No infravalores la actitud: la ciencia afirma que los optimistas viven más (y dice cuánto)

La ciencia confirma que los optimistas viven más. EP

Resumen:

Lo dijo el psiquiatra Luis Rojas Marcos en su discurso de investidura como doctor honoris causa en la Universidad de Burgos, que “el optimismo es un excelente protector de nuestra salud y satisfacción con la vida”.

Son muchas las referencias a la importancia de la actitud positiva en el curso de la vida, pero ahora un gran estudio con más de 70.000 estadounidenses le pone cifras: los optimistas viven entre un 11 y un 15% más y tienen entre un 50 y un 70% más de posibilidades de llegar a los 85 años.

El estudio dice que los optimistas tienen entre un 50 y un 70% más de posibilidades de llegar a los 85 años

El estudio, que se publica en Proceedings of the National Academy of Sciences, lo han realizado investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Boston, el Centro Nacional de Trastornos de Estrés Postraumático del Sistema Público de Salud Británico y la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de Harvard.

Las instituciones contaron con los datos de 69.744 mujeres a las que se siguió durante 10 años y 1.429 hombres que fueron seguidos durante tres décadas. De todos ellos se evaluó su nivel de optimismo, y el resultado confirmó que los individuos más optimistas vivieron, de media, entre un 11 y un 15% más. Se tuvieron en cuenta los datos de edad y otros factores de enfermedad, nivel educativo o hábitos saludables.

Pero, ¿qué es el optimismo? Es la capacidad de esperar que ocurran cosas buenas y creer que el futuro será favorable porque tenemos capacidad para controlarlo. “Mientras que las investigaciones han identificado factores de riesgo para desarrollar enfermedades o muerte prematura, sabemos muy poco de factores psicosociales que pueden favorecer un envejecimiento saludable”, afirma Lewina Lee, profesora asistente de Psiquiatría en la Universidad de Boston.

“Este estudio tiene relevancia en Salud Pública porque apunta a que el optimismo tiene potencial para ampliar la esperanza de vida. Además, el optimismo se puede modificar con técnicas o terapias relativamente simples”, añade Lee.

Aunque no está claro cómo actúa el optimismo para alargar la vida, los autores apuntan a que los optimistas “son capaces de regular las emociones y el comportamiento y dominar el estrés y las dificultades de forma más efectiva”, afirma Laura Kuzbansky, de la Universidad de Harvard. Los autores del estudio destacan, además, que los optimistas tienden a llevar hábitos más saludables, lo que también incidiría en una mayor esperanza de vida.

Y si uno no es de naturaleza optimista, empezar por rodearse de gente que sonría le puede ayudar a ser más feliz. Así lo recogía un análisis de estudios publicado hace unos meses en Psychological Bulletin y en el que un equipo de investigadores de la Universidad de Tennessee-Knoxville y Texas A&M analizó casi 50 años de pruebas de datos para ver si las expresiones faciales pueden llevar a las personas a sentir las emociones relacionadas con esas expresiones.

La sonrisa hace que la gente se sienta más feliz, el ceño fruncido los hace sentir más enfedados y tristes a quienes están mirando, fue su conclusión. Con una técnica estadística llamada meta-análisis, Coles y su equipo combinaron datos de 138 estudios que evaluaron a más de 11.000 participantes de todo el mundo.

“No creemos que la gente pueda sonreír en su camino a la felicidad”, dijo Coles. “Pero estos hallazgos son emocionantes porque proporcionan una pista acerca de cómo la mente y el cuerpo interactúan para moldear nuestra experiencia consciente de la emoción. Todavía tenemos mucho que aprender sobre estos efectos de retroalimentación facial, pero este metanálisis nos acerca un poco más, a entender cómo funcionan las emociones”.