Vida Sana

Claves para recuperar la piel y el cabello tras el verano

logo
Claves para recuperar la piel y el cabello tras el verano

Resumen:

El verano nos sienta bien, eso es indiscutible. Pero quizás más para el ánimo que para la piel y el cabello, que a final de la temporada se resienten de las largas jornadas de playa, el cloro de la piscina o la sal del agua del mar.

Al volver de vacaciones es común notar que la piel está más seca, deshidratada y con manchas. Lo que se llama “pieles curtidas, que en realidad están engrosadas”, explica Rocío Escalante, licenciada en Farmacia y especialista en cosmética, que recuerda además que “las pieles acneicas pueden sufrir un brote de acné después del verano”.  

El factor de riesgo para la piel es no protegerla del sol, lo que expone directamente al melanoma. Y esto hay que hacerlo tanto cuando se toma el sol específicamente, en playa o piscina, como cuando se está en la calle y en cualquier época del año. “Es un error no aplicar protección a diario a los niño. En el recreo, en el parque, sin practican deporte en el exterior, siguen estando expuestos y es importante protegerlos”, explica Escalante, titular de Arbosana Farmacia.

Y es que la piel es “el órgano más grande del cuerpo y la primera barrera que encuentran los agentes externos”, subraya María Barado, farmacéutica y docente del Máster en Dermofarmacia y formulación cosmética de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR). Esta experta recuerda que la contaminación es otro de los factores que perjudican nuestra piel y nuestro pelo, eso sí tanto en verano como en invierno.

Seis consejos para cuidar la piel y el cabello en otoño

  1. Proteger la piel todo el año. Hay que utilizar protector solar durante todo el año. Escalante apuesta, además de por las cremas, por el uso de protección oral que “empieza a conocerse, no está tan extendido. Los complementos alimenticios con fórmulas antioxidantes, que también están disponibles para los niños, son muy importantes para proteger la piel de los rayos solares desde el interior”, afirma Escalante.
  2. Exfoliar la piel una vez a la semana: “Tanto la cara como el cuerpo, es importante exfoliarla al menos una vez a la semana para eliminar las células muertas”, explica Barado.
  3. Limpiar e hidratar la piel mañana y noche. Barado recomienda utilizar jabones no abrasivos, “que no contengan aceros y que tengan un PH equilibrado”.
  4. Limpiar e hidratar el pelo: “Ya existen champús antipolución, purificantes para eliminar los residuos que la contaminación deja en el pelo”, asegura Barado. Además, Escalante apuesta por utilizar productos que “reconstruyan la fibra capilar, productos suaves que cuiden el pelo pero que ofrezcan una regeneración de verdad, con principios activos que funcionen”.
  5. Apostar por las rutinas, pero con paciencia. “Hay que ponerse en manos de un profesional que conozca la piel y los productos, que sepa adaptar una rutina eficaz a los resultados que se quieren obtener y por supuesto hay que ir paso por paso, acabar los tratamientos, tener paciencia”, adelanta Escalante. La farmacéutica recomienda ir por fases: “Por mucho que queramos empezar a usar un ácido en otoño tenemos que ser realistas y lo primero siempre es conseguir el equilibrio de la piel: hidratación, sensibilidad y grasa. Una vez esté la piel en estado de equilibrio empezamos con la rutina potente, la que necesite según el estado o según cuál sea su objetivo (tratamientos antimanchas en caso de pigmentación de la piel, tratamientos antiacné, si ha habido un brote, etc.)”.
  6. La hidratación, también por dentro. Aunque el pelo y la piel estén hidratados por fuera, no servirá si no se complementa con una buena alimentación. “Hay que controlar los excesos del verano, limpiar el hígado de toxinas producidas por el alcohol o las grasas, recuperar una dieta equilibrada y variada, donde las frutas y las verduras tengan un papel destacado, para que podamos obtener las vitaminas que tanto el cabello como la piel necesitan”, concluye Escalante.