El jamón, el turrón y el cordero ocupan el podio de los alimentos más consumidos por los españoles en Navidad. El 18% de los hogares ponen el embutido en sus comidas estas fechas señaladas, el 16% pone cordero y el 13%, langostinos. En cuanto a postres, los turrones están en el 17% de los hogares y un 10% sirve dulces navideños y elaborados en casa. Son los datos de un estudio elaborado por supermercados Aldi que analiza los banquetes que se esperan en las próximas semanas. Cuidado con los atracones.

Para elaborar sus platos, la mayoría de los españoles dedicarán entre dos horas y media y más de cincco horas. Un tiempo considerable – cerca de tres horas de media – que a tres de cada cuatro cocineros les gustaría reducirlo en al menos una hora.

No es de extrañar el tiempo empleado, teniendo en cuenta que de media, en las casas españolas se preparan 4,7 platos diferentes para cada celebración. Eso sí, cuanto mayor es el anfitrión menos platos se ofrecen, de los 4,3 platos que preparan los mayores de 65 a los cinco platos que preparan los cocineros de entre 35 y 49 años.

Este año, el 47,4% de los españoles reducirá su presupuesto de comidas navideñas respecto al año anterior, algo que harán sobre todo los andaluces, murcianos y valencianos, y que acusarán menos los gallegos, cántabros y asturianos.

Carne, marisco y postres

Por categorías, los alimentos que más se integran en los platos navideños son carnes (69,9%), mariscos (61,3%) y postres y dulces (38,4%).

En Andalucía es donde más carne se consume – en ocho de cada 10 hogares – y en Cataluña, País Vasco, Navarra, La Rioja y Aragón solo en seis de cada 10 casas. Por el contrario, el marisco lo comen tres de cada cuatro hogares de Asturias, Cantabria y Galicia mientras que solo entra en el 41% de las mesas catalanas.

La fruta y la verdura son, por el contrario y según este informe que se basa en 805 encuestas en hogares de toda España, las olvidadas de la Navidad. La fruta apenas llega al 4% de los hogares. La verdura si está algo más presente, especialmente en País Vasco, Navarra, La Rioja y Aragón, donde entra en el 29% de las casas. En el resto, los porcentajes rondan el 4%.