La Fiscalía Provincial de Madrid ha abierto una investigación contra varios hospitales de la comunidad para esclarecer los criterios a la hora de seleccionar qué pacientes eran o no ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y cuales tenían acceso a un respirador.

Fuentes jurídicas han informado a Efe de que la Fiscalía de Madrid ha remitido ya un oficio a cada uno de los centros hospitalarios para aclarar cuales son esos criterios médicos de acceso a los respiradores y a las UCI.

La apertura de estas diligencias de investigación se produce tras una denuncia del Defensor del Paciente que engloba a varios hospitales regionales presentada ante la Fiscalía General del Estado, que a su vez las ha remitido a la fiscalía de Madrid.

Desde el Defensor del Paciente explican a Efe que quieren que «se depuren responsabilidades» ante «la cantidad de fallecidos que no pudieron ingresar al hospital ni se vieron sometidos a ningún tratamiento», especialmente aquellos en las residencias de mayores.

«Lo que pretendemos es averiguar porqué no se ingresaba a muchos pacientes en las UCI, a qué motivos obedecía, sí había una orden o un mandato», señala el Defensor, que representa a varios familiares de víctimas del COVID-19.