El Ayuntamiento de Bellvís, en la comarca leridana del Pla d’Urgell, ha suspendido el ‘casal’ infantil (actividades de verano) después de confirmar el positivo en COVID-19 de uno de los monitores.

Según ha explicado a Efe el alcalde de Bellvís, Joan Talarn, el monitor había estado en contacto con un positivo y, por decisión propia, decidió apartarse de las actividades hasta que supiera el resultado de su PCR.

Tras confirmarse el positivo, desde el ayuntamiento han considerado oportuno suspender el ‘casal’ y enviar a casa a los ocho menores que estaban apuntados.

Paralelamente, los otros dos monitores del ‘casal’ están aislados y pendientes de los resultados de las PCR a las que se han sometido.

Talarn ha destacado que los «protocolos han funcionado» y que las medidas de seguridad e higiene recomendadas se habían seguido en todo momento.

Sobre la posibilidad de reabrir el ‘casal’ una vez finalizada la cuarentena, el alcalde ha explicado que llegado el momento se lo plantearán, pero que ahora han considerado que cerrar era la opción más responsable. EFE