Ciencia y Tecnología | Inteligencia Artificial | Salud | Vida Sana

Andalucía, Cantabria y Aragón comenzarán a usar Radar Covid la próxima semana

Las regiones serán las primeras en probar la aplicación de rastreo de contactos impulsada por el Gobierno

Una persona con mascarilla utiliza su teléfono móvil.

Una persona con mascarilla utiliza su teléfono móvil. ep

Cantabria empezará la próxima semana la fase de prueba de la aplicación Radar Covid, antes incluso de firmar el convenio con la Dirección General de Transformación Digital.

Se trata de una aplicación nacional voluntaria, cuyos datos gestionará cada comunidad autónoma, que ayuda a controlar los contactos de las personas que den positivo en COVID-19, y que Cantabria implementará en primer lugar junto a Andalucía y Aragón.

«Podría asegurar que la semana que viene podremos hacer las primeras pruebas», ha anunciado el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por la consejera principal de Salud de la Comisión Europea, Isabel de la Mata, con motivo de un curso sobre transformación digital de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Esta aplicación será común a todas las comunidades autónomas, lo que, a juicio de Rodríguez, «es importantísimo» para una adecuada interoperabilidad, y ha puntualizado que no será «un sustituto de la labor de los rastreadores».

Sin embargo, permitirá saber rápidamente los contactos que ha tenido una persona con la COVID-19 y, a su vez, posibilitará a la administración ser más rápida en su respuesta, ya que el mayor problema de este virus -ha afirmado- es la rapidez con la que se transmite.

«Cuando estamos contactando con los contactos de un positivo, estos pueden estar ya diseminándolo. La rapidez es una cuestión fundamental y en eso las aplicaciones nos van a ayudar», ha opinado.

La aplicación también funcionará en el ámbito europeo para ayudar a controlar el virus entre los extranjeros que vengan a España y los que vayan a otros países.

Según ha explicado la consejera principal de Salud de la Comisión Europea, «la pelota» está en las autoridades nacionales porque las aplicaciones son de cada país y lo único que hace Europa es intentar que sean interoperables entre ellas.

«Esto depende de la voluntariedad, por lo que hay que hacer es informar y concienciar a los ciudadanos. A veces tengo la impresión de que la información ha llegado a todo el mundo, pero la concienciación es una cosa diferente. Y en esto también hay que trabajar», ha apostillado. 

Comentar ()