Vida Sana

Orense, una ciudad azotada por el coronavirus

Las autoridades sanitarias han justificado el endurecimiento de las restricciones en la ciudad de Ourense anunciado este pasado viernes en la clara evolución negativa de la situación epidemiológica en el municipio.

El informe de la Dirección Xeral de Saúde Pública ha advertido de las circunstancias específicas que se dan en este punto, con casos diarios que siguen apareciendo de manera continua, un hecho que no sucede en otros ayuntamientos del área.

La tasa de incidencia en la comarca sigue en aumento, especialmente la de casos por 100.000 habitantes a siete días, que «triplica» la del conjunto de la comunidad autónoma. La investigación epidemiológica ha argumentado que esta evolución «se debe especialmente a las reuniones familiares de personas que no conviven de manera habitual y con extensión a las amistades».

Estos brotes familiares, además, «también provocan la aparición de casos en los colegios». De hecho los datos facilitados por Educación y Sanidade este viernes revelan que centros del área de Ourense son los más castigados en número de positivos, con más de un cuarto del total de Galicia y con el brote más importante desde el inicio del curso en el CEIP As Mercedes (nueve alumnos en un mismo aula y 12 casos en todo el centro).

«El informe destaca que el brote en el ayuntamiento de Ourense está evolucionando claramente en sentido negativo, ya que la incidencia sigue aumentando y hay un alto número de ingresos y de traslados a unidades de críticos, hecho que se puede ir agravando si no se corta cuanto antes la transmisión», añaden.

Además, los grupos de mayor edad «están muy afectados», matizan, lo que puede implicar «un serio riesgo para estas personas» teniendo en cuenta las características de la COVID-19 y el porcentaje que afecta a este tipo de casos.

Endurecimiento por reuniones familiares

Hasta el momento las restricciones impuestas en Ourense estaban delimitadas en zonas de la ciudad donde se detectaba una mayor agrupación de los casos y en las que se establecían medidas aún más duras. En concreto, el 19 de septiembre Sanidade decidió endurecer las medidas en el barrio de O Couto –una restricción que se amplió el 23 de septiembre–, donde no se puede consumir en el interior de bares y cafeterías (nivel 3).

En cuanto a las reuniones interpersonales, inicialmente se limitaron a 10 personas, con excepción del barrio de O Couto, donde, desde hace dos semanas, están restringidas a cinco. Esta cifra se trasladó a toda la ciudad el pasado miércoles.

La investigación epidemiológica observó que la distribución de los casos dentro del ayuntamiento sigue sin ser uniforme, y el brote mantiene características de alto riesgo.

Varias personas hacen cola en una oficina de Correos en Ourense. EFE

Entre ellas, la tasa de incidencia en los últimos 3 días, la cual aumentó respecto al informe anterior del día 28 de septiembre; el porcentaje de positividad de pruebas PCR realizadas en la zona del brote, que sitúa este indicador en el nivel de riesgo alto, y el porcentaje de positividad de las pruebas PCR realizadas a los contactos de los casos detectados, que sitúa este indicador en el nivel de riesgo medio.

Por ello este viernes Sanidade ha decidido endurecer las medidas, limitando las reuniones solo a convivientes para todo el territorio del municipio, puesto que «las características epidemiológicas» demuestran que «son brotes familiares, esto es, que se producen en gran parte en reuniones familiares entre personas que no conviven habitualmente». Por ello, el informe urge a actuar de una manera más estricta, ya que las medidas puestas en marcha hasta ahora no acaban de frenar el aumento de la incidencia.

Excepciones

Este incremento de restricciones no impedirá la reunión con personas no convivientes que se produzca por motivos de asistencia y cuidado a mayores, dependientes o personas con discapacidad, o por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.

Asimismo, no será aplicable en actividades laborales, empresariales, profesionales y administrativas, actividades en centros universitarios, educativos, de formación y ocupacionales, siempre que se adopten las medidas previstas en los correspondientes protocolos de funcionamiento.

También se recogen otras excepciones, como el caso de velatorios y entierros, academias, autoescuelas y centros privados de enseñanza no reglada o bibliotecas, archivos, museos y salas de exposiciones, monumentos y otros equipamientos, entre otros.

Cambados y Ortigueira

Otro de los casos abordados el viernes afecta a la comarca do Salnés, que cuenta con una tasa acumulada a 14 días 1,10 veces el valor de la de la totalidad del territorio gallego, en las que destacan Vilagarcía de Arousa y Vilanova de Arousa, Meis y Sanxenxo.

A estos ayuntamientos se sumó Cambados, con tasas acumuladas a 3,7 y 14 días superiores a las observadas en el conjunto de Galicia para esos mismos intervalos temporales y con indicadores riesgo alto, como el porcentaje de PCR positivas entre los contactos estrechos de un caso confirmado en el área y en el período de investigación del brote; y de riesgo medio, como el porcentaje de pruebas PCR positivas en el área y en el período de investigación del brote.

La comarca de Ortegal, por su parte, presenta una tasa acumulada a 14 días 1,28 veces el valor alcanzado para el conjunto de Galicia, especialmente en Ortigueira, con una tasa acumulada a 3,7 y 14 días superior a la de la comunidad gallega

El informe del Sergas señala que algunos de los indicadores de la comarca se encuentra en niveles de riesgo medio, tales como el porcentaje de PCR positivas entre los contactos estrechos de un caso confirmado y el porcentaje de pruebas PCR positivas. Por ello, se decidió adoptar medidas restrictivas en el ayuntamiento de Ortigueira, entre ellas un máximo de 10 personas para grupos non convivientes, limitaciones de aforo, restricciones respecto a fiestas, verbenas o actuaciones, con el fin de hacer frente a los brotes y a las cadenas de transmisiones existentes y garantizar su contención.

Verín

En el caso de la comarca de Verín, el valor de la tasa acumulada a 14 días ha sido 2,15 veces el valor alcanzado para toda Galicia.

En el propio municipio, el informe del Sergas especifica que existe «un número de casos hospitalizados alto, con el riesgo añadido de ser una población muy envejecida», y presenta circunstancias preocupantes tanto en su tasa de incidencia en los últimos 3 días como en el porcentaje de PCR positivas entre los contactos estrechos de un caso confirmado.

Un alcalde preocupado

El alcalde de Ourense, González Pérez Jácome, ha advertido que la ciudad se encuentra «al borde» del confinamiento con el número de casos activos aproximándose a los 500, por lo que ha instado a los vecinos a extremar las precauciones para tratar de controlar la situación.

«Hay que ser más papistas que el papa, extremar las precauciones, cumplir las medidas que marca Sanidad y, si podemos, ir más allá y extremar la vigilancia todavía más», ha señalado en un comunicado remitido a los medios este domingo.

El regidor ha señalado que según los datos facilitados por la Consellería de Sanidade al ayuntamiento, el municipio tiene en estos momentos 459 casos de coronavirus activos, una situación «terriblemente preocupante» que sitúa a Ourense «al borde de un confinamiento de la ciudad».

Comentar ()