Vida Sana

El 35% de los atendidos por adicción en 2021 en Madrid acudió por alcoholismo

Botella de alcohol

Botella de alcohol Unsplash

La pandemia paralizó todo, también la situación de las personas con problemas de adicción. En la Comunidad de Madrid, la Red de Atención a las Adicciones también vio disminuida su actividad, que sin embargo en 2021 se recuperó con creces. Así lo ha relatado la subdirectora de Adicciones en Madrid Salud, Beatriz Mesías, en la Presentación del retrato de las adicciones en la Comunidad de Madrid, organizado por la UNAD Madrid, que aúna a las entidades dedicadas a las personas con problemas de adicción. «

Mesías ha explicado que el año pasado, la red atendió a unas 8.000 personas en la región y la droga más consumida fue el alcohol, que acaparó el 35% de los casos. Después la cocaína fue el motivo de solicitud de atención en un 22% de los casos, los opiáceos un 20% y un 14% con cannabis.

Mesías a subrayado que de estas personas, 1.700 eran jóvenes en riesgo y 700 ya clasificados como adictos. Y «apenas 1.500 con metadona, ‘apenas’ en relación a las que en otros años se atendían por opiáceos. Esto quiere decir que las adicciones se están diversificando», ha subrayado.

Las mujeres, «doble exclusión»

El retrato de las adicciones en la Comunidad de Madrid ha tenido un especial detenimiento en las mujeres, de las que el presidente de UNAD, Luciano Poyato, ha lamentado su «doble exclusión». Y es que si bien el 72% de los familiares que piden ayuda para un adicto son mujeres, ellas solo son una de cada cinco personas atendidas en las entidades de UNAD.

Encarnación Pámpanas, vocal de UNAD, ha explicado que «aunque existen evidencias de su propio consumo, especialmente de benzodiacepinas [ansiolíticos] y alcohol». «La presencia de mujeres está claramente descompensada y nos hemos preguntado por qué, las mujeres encuentran más dificultades a la hora de pedir ayuda, tras esta ausencia hay estereotipos, vergüenza, cargas familiares o el propio estereotipo de que la mujer tiene que poder con todo», incidía Pámpanas.

La edad media de estas mujeres ronda los 50 años. «La presión del contexto social es una barrera insalvable o al menos muy alta para que las mujeres pidan ayuda para ellas, porque cuando es para otros la cosa cambia», ha subrayado la vocal de UNAD.

Otro de los perfiles por los que han llamado la atención en la presentación son los llamados adictos crónicos. El perfil en ese caso es de un hombre entre 30y 40 años, con desempleo y policonsumo. Los representantes de UNAD han subrayado que este tipo de perfiles son los que más han sufrido con la pandemia.

Otro de los problemas que se han resaltado en esta presentación es el aumento de enfermedades mentales asociadas a las adicciones. «Estamos viendo también que esta pandemia ha traído consigo aumento de la psicopatología y nos llegan perfiles más afectados, jóvenes con más psicopatologías, porque la pandemia ha afectado a la salud mental», ha afirmado Mesías.

Te puede interesar

Comentar ()