Familia

Celos, rabietas o anorexia: una nueva guía explica a los padres cómo gestionarlos

logo
Celos, rabietas o anorexia: una nueva guía explica a los padres cómo gestionarlos

Celos, rabietas o anorexia: una nueva guía explica a los padres cómo gestionarlos. EP

Resumen:

Muchos padres se sienten impotentes ante las rabietas de sus hijos. No están seguros de cómo gestionar los celos o se sienten completamente desbordados al descubrir que su hijo se autolesiona. Sin embargo, los trastornos del comportamiento afectan hasta al 20% de los niños y adolescentes y situaciones que de partida son leves pueden enquistarse y empeorar si no se identifican o no se tratan adecuadamente.

Ese es el punto de partida de la nueva Guía práctica para padres sobre trastornos del comportamiento de niños y adolescentes, que acaba de publicar el Hospital Niño Jesús de Madrid. La guía es gratuita y recoge 21 trastornos que van desde los celos a las rabietas, la enuresis, los tics, el TDAH o el insomnio, la ansiedad, las autolesiones, la anorexia o el bullying. «Esta es una asignatura pendiente, porque los padres saben más o menos cómo tratar las enfermedades agudas, como una fiebre o un catarro, pero pocos saben cómo tratar un trastorno del comportamiento», ha afirmado en la presentación Juan Casado Flores, profesor emérito del Hospital.

El médico ha incidido en que muchas de las situaciones son leves pero «desequilibran a la familia y generan problemas de convivencia en la pareja o en el trabajo de los padres». Por ello, Casado, que ha elaborado la guía junto a la psiquiatra infantil Mar Faya y la jefa de pediatría del hospital, Raquel Jiménez, han subrayado la importancia de la pedagogía a los padres: «Si no hacemos prevención, llegamos tarde», ha subrayado Casado.

Sobre la «crianza con apego»

Algunas de las indicaciones que ofrece el libro ponen en cuestión la tendencia actual a la «crianza con apego» que promueven pediatras como Carlos González. Para tratar el insomnio, por ejemplo, la guía dice que si el niño «se despierta cada noche y te reclama para que le duermas, déjale llorar 30 minutos. Después entra para comprobar que está bien, algunos vomitan del enfado. No le hables, no le cojas, sal de la habitación y dices ‘ahora a dormir'».

«El apego es decisivo, es que tengan sus necesidades cubiertas, pero alguien tiene que poner límites porque los niños que viven sin límites luego son insociables», ha comentado al respecto Casado. «Algunos niños lloran y lloran porque reclaman lo que necesitan, que es seguridad, pero sus padres necesitan hacer cosas y dormir. Algunos se convierten en verdaderos tiranos y hay que detectarlo para frenarlos», ha añadido el médico.

10 consejos clave de la guía

  1. Para los celos: nunca reprender al niño celoso, es un sentimiento que no puede controlar y por ello se siente mal.
  2. Para las rabietas: prémiale cuando consiga pedir algo sin rabieta. Nunca le sobornes para que no las tenga.
  3. Para la enuresis (hacerse pis en la cama): No le despiertes a media noche para hacer pis, sirve de poco o nada.
  4. Para los tics nerviosos: No le hables de los tics ni le preguntes por ellos. Dale mensajes positivos: si pregunta dile que «no tiene ninguna importancia, pronto se quitarán».
  5. Para el niño triste o deprimido: muestra respeto y atención a sus preferencias e intereses. Elógialo con sinceridad y acentúa lo positivo, así favorecerás su autoestima.
  6. Para las autolesiones: fomentar la comunicación y aprovechar cualquier oportunidad para hablar sobre temas delicados, siempre de manera positiva, sin comentarios despectivos.
  7. Para la anorexia: fomentar las comidas en familia, son un factor protector frente a los trastornos de la conducta alimentaria.
  8. Para la adicción a las nuevas tecnologías: realizar un registro del tiempo que dedica a las nuevas tecnologías y hacerle consciente de ellos. Plantear alternativas a las pantallas que sean divertidas.
  9. Para el bullying: enseñar al niño a ignorar al hostigador. A defenderse aparentando valentía y seguridad, los maltratadores suelen hostigar a los niños que no se defienden.
  10. Para la separación de los padres: informar con sinceridad y de forma adecuada a cada edad de la decisión que se ha tomado y no generarle un conflicto de lealtades. No utilizarles ni involucrarles. El miedo a verse atrapados en el conflicto puede dar lugar a problemas emocionales o de conducta.

La guía completa está disponible para descargarse.