El jugo concentrado de las cerezas ácidas o Montmorency – más conocidas en España como guindas – puede ayudar a mejorar el rendimiento cognitivo de los mayores, según ha evidenciado un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Delaware (Estados Unidos), y publicado en la revista Food & Function.

En concreto, los investigadores han observado, tras analizar durante 12 semanas a 34 personas mayores sanas, que la ingesta diaria de unos 480 mililitros de jugo de esta cereza mejora la memoria de los adultos de entre 63 y 65 años.

Además, los participantes redujeron un cuatro por ciento su tiempo de movimiento, y hasta un 23 por ciento los errores cometidos durante una prueba de memoria visual. También tuvieron una mejora del 3% en la atención visual sostenida (que mide el procesamiento de la información visual) y una reducción del 18% en los errores cometidos durante una tarea de memoria de trabajo espacial.

“Los posibles efectos beneficiosos de las cerezas ácidas pueden estar relacionados con los compuestos bioactivos que poseen, que incluyen polifenoles, antocianinas y melanina. También pueden estar relacionados con los posibles efectos reductores de la presión arterial de la cereza ácida descritos en un estudio anterior que realizamos en el misma población”, han explicado los investigadores.