Salud

Un paciente murciano queda incapacitado tras una extracción de muelas del juicio

La sanidad murciana ha sido condenada a indemnizar al usuario por la gravísima incapacidad causada, al depender las 24 horas del día de sus padres

logo
Un paciente murciano queda incapacitado tras una extracción de muelas del juicio
Un médico sostiene una radiografía

Un médico sostiene una radiografía

Resumen:

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a la aseguradora del Servicio Murciano de Salud a indemnizar a un paciente y a sus padres por causarle una gravísima incapacidad que le ha dejado impedido y prácticamente dependiente de sus progenitores tras una simple extracción de las muelas del juicio.

Los hechos ocurrieron en mayor de 2015, momento en que el paciente, que presentaba una trisomía del cromosoma 11 -algo que no le impedía ser autónomo y llevar una vida normal- acudió al Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia acompañado de sus padres para someterse a una cirugía de extracción de las muelas del juicio, pero la intervención fue mucho más allá.

Esa misma tarde ingresó en la UCI tras sufrir un “neumomediastino en postoperatorio inmediato” al presentar dificultades durante la extubación y una desaturación brusca. Los problemas en la intervención provocaron que J. N. C.permaneciese en estado crítico durante cinco meses. En el diagnóstico se recogía, entre otras dolencias, “insuficiencia respiratoria aguda y un shock séptico con disfunción multiorgánica renal, respiratoria, hematológica y hemodinámica”, así como neumonía, bronquitis, taquicardia auricular y crisis convulsivas.

En noviembre de ese año recibió el alta domiciliaria, y actualmente se encuentra en situación de prácticamente completa dependencia a sus 34 años, con oxigenoterapia las 24 horas del día y sonda gástrica, insuficiencia respiratoria hipoxémica, polineuropatía y miopatía.

Ante las desproporcionadas lesiones causadas a su hijo, la familia acudió al Defensor del Paciente para interponer una demanda contra la sanidad murciana por entender que “se había producido una falta de consentimiento informado y un daño objetivamente desproporcionado entre una extracción de muelas y las gravísimas lesiones sufridas”.

La aseguradora se opuso a la demanda al considerar que la trisomía del cromosoma XI puede provocar una traqueomalacia, es decir, tráquea débil, de ahí los problemas durante la intubación. Sin embargo, los padres se enteraron del procedimiento que utilizaron para sedarle en el propio juicio, esgrimiendo que, de haberlo sabido, hubiesen podido evitar el riesgo utilizando una sedación o anestesia local e, incluso, renunciar a la extracción de las muelas del juicio. Pero nadie les informó.

La demanda ha sido ahora estimada por la Audiencia Provincial de Madrid y se indemnizará tanto al paciente como a sus padres con una cifra aún por determinar “por ver sus vidas truncadas” como consecuencia de la operación.