Albert Salazar, director gerente del Hospital de Sant Pau, y Jaume Giró, director general de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, han presentado el acuerdo que permitirá realizar un ensayo clínico especialmente dirigido a pacientes de linfoma no Hodgkin B (cáncer de sangre), centrándose especialmente en los pacientes que no hayan respondido a otros tratamientos. El Hospital de Sant Pau es uno de los ocho centros de todo el Estado que la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, dependiente del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha autorizado para utilizar medicamentos CART.

El linfoma no Hodgkin B es uno de los cánceres de sangre más frecuentes en el mundo. Se trata de una enfermedad oncológica del sistema linfático que contribuye de forma principal a formar y activar las defensas del organismo. En la mayoría de pacientes, la enfermedad se elimina después de someterse a ciclos intensivos de quimioterapia y, a menudo, a un trasplante de médula ósea. Aun así, muchos pacientes recaen y, en la actualidad, existen muy pocas opciones terapéuticas que se les pueda ofrecer.

«Esta alianza materializa la apuesta de la entidad por mejorar uno de los bienes más preciados: la salud de las personas. Hoy damos un paso más para encontrar una nueva línea de curación para las personas con cáncer linfático que, después de los tratamientos existentes, recaen nuevamente. Les ofrecemos, así, una nueva esperanza para seguir luchando y vencer esta enfermedad», ha comentado Jaume Giró.

En el encuentro también han participado el Dr. Jordi Sierra, director del Servicio de Hematología del Hospital de Sant Pau; el Dr. Javier Briones, jefe clínico del Servicio de Hematología del Hospital de Sant Pau y jefe del Grupo de Inmunoterapia Celular y Terapia Génica del Instituto de Investigación de Sant Pau, y una paciente del Hospital de Sant Pau candidata a participar en el estudio.

Un ensayo pionero en el Estado

El innovador ensayo que se llevará a cabo se basa en seleccionar un tipo de linfocitos T denominados linfocitos T de memoria, unas células del organismo poco numerosas pero extremadamente
eficaces. Se generan tras una infección primaria y son las encargadas de mediar en la defensa del organismo en infecciones sucesivas del mismo patógeno, ya que se «acuerdan» de él.
Además, tienen un poderoso efecto contra las células tumorales.

Según explica el Dr. Javier Briones, responsable clínico del proyecto: «Seleccionamos estos linfocitos T de memoria del propio paciente y los dotamos de un “arma” para que, cada vez que detecten una de estas células tumorales, la eliminen. Así, de forma perpetua, en el cuerpo del paciente quedaría un “detector y eliminador” de cualquier célula del linfoma que apareciera de nuevo. En definitiva, es la modificación genética de los linfocitos T del propio paciente para que estos ataquen a las células cancerosas».

Gracias al acuerdo de colaboración entre ”la Caixa” y Sant Pau, este año se aplicará la fase I de este ensayo en pacientes con linfoma no Hodgkin B refractarios a los tratamientos. «la Caixa» destinará dos millones de euros a la aplicación de este tratamiento, que pretende hallar una nueva vía de curación para personas diagnosticadas de linfoma no Hodgkin B, uno de los cánceres de sangre más frecuentes en el mundo.