Salud

Claves sobre la salmonelosis, la segunda causa de gastroenteritis en España

logo
Claves sobre la salmonelosis, la segunda causa de gastroenteritis en España

Bacteria salmonella. EP

Resumen:

Todos hemos oído hablar de la salmonelosis y la mayoría lo asocia al huevo crudo o la mayonesa, aunque también la transmiten la leche, la carne de ternera o de aves de corral. Y así es, la enfermedad que ha mandado al hospital a Albert Rivera es la segunda causa más común de gastroenteritis aguda y está, en la mayoría de los casos, transmitida por alimentos.

Según los últimos datos del Instituto de Salud Carlos III (correspondientes a 2017), más de 10.000 personas al año padecen salmonelosis, una enfermedad que cada vez llega con más fuerza por culpa de la creciente resistencia a los antibióticos. La incidencia se da especialmente en verano y otoño.

Sin embargo, solo en algunas ocasiones la salmonelosis requiere de hospitalización como le ha ocurrido a Rivera, que fue ingresado este mediodía por un cuadro sincopal secundario a una gastroenteritis aguda probablemente por salmonella.

En una mayoría de los casos la enfermedad no reviste gravedad y dura entre dos y siete días. Los síntomas son la aparición brusca de fiebre, dolor abdominal, diarrea, náusea y, a veces, vómitos, según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde la infección, los síntomas tardan entre seis y 72 horas en manifestarse y la mayoría se curan sin tratamiento específico.

Son menos los casos en los que la salmonelosis puede requerir tratamiento antibiótico y el agravamiento se da sobre todo en niños (los menores de cinco años son el 30%), ancianos, enfermos de sida o de cáncer, por la bajada de defensas, así como trasplantados y personas que toman corticoides u otros fármacos depresores del sistema inmune.

Los casos más sonados son entre el 20 y el 40% que se producen en brotes y afectan a un grupo de personas ya que suelen saltar a los medios informativos.

En caso de padecerla, la Fundación Española del Aparato Digestivo recomienda beber abundantes líquidos para prevenir la deshidratación, tomar comidas poco copiosas y exentas de grasa y descansar.