Facua-Consumidores en Acción ha pedido a la Junta de Andalucía que aclare cuándo se hicieron las últimas inspecciones a ‘Sabores de Paterna’, domiciliada en Paterna de Rivera (Cádiz), por parte de la autoridad sanitaria autonómica, en qué consistieron y cuál es el nivel de riesgo en el que está clasificada la empresa, lo que se traduce en que los plazos de los controles de la autoridad sanitaria deban ser cada seis, doce, 18 o 24 meses.

El portavoz nacional de Facua y secretario general de su federación en Andalucía, Rubén Sánchez, ha indicado este sábado en rueda de prensa en Sevilla que espera que la Consejería de Salud y Familias «dé a conocer los datos relativos a las inspecciones realizadas desde su Delegación Provincial en Cádiz a la sociedad cooperativa andaluza ubicada en el municipio de Paterna de Rivera», según ha informado Facua en una nota de prensa.

Al hilo, ha recordado que fruto de la nueva alerta alimentaria tras detectarse listeria en su carne mechada se han paralizado su producción y ha ordenado inmovilización de todos sus productos, lo que afecta también a aquéllos que no aún han sido analizados como chicharrones, lomo, mantecas, paté, butifarra, morcilla y longanizas. En este sentido, Sánchez ha recordado que el Ayuntamiento de Sevilla «facilitó a Facua con inmediatez las actas de sus inspecciones a Magrudis nada más que le fueron solicitadas».

Conviene que todos empujemos en la misma dirección ya que algunos tienen otros intereses»

Asimismo, ante las declaraciones realizadas este viernes por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, al ser preguntado sobre las actuaciones de Facua, Sánchez ha mostrado su «perplejidad» a las declaraciones de Moreno quien apuntó que «cuando hay una alerta sanitaria conviene que todos empujemos en la misma dirección ya que algunos tienen otros intereses», ha recogido Facua.

«Para empujar todos en la misma dirección, es necesario que todos lo hagamos en la dirección correcta», ha señalado el portavoz. «La nuestra pretende ser la de la eficacia, el rigor y la transparencia, aunque no tendremos ningún problema en reconocer un error si lo cometemos, algo que lamentablemente no se estila demasiado entre quienes nos gobiernan», ha subrayado Sánchez.

«Jamás se nos ocurriría mentir a los consumidores asegurando que un producto ya no está en el mercado cuando se sigue vendiendo o inventando que la contaminación cruzada es imposible», ha indicado Sánchez, quien ha dicho que «los intereses de Facua son, por encima de todo, los de garantizar la protección de la salud de los consumidores».