Salud

Sanidad califica como pseudoterapias el masaje tailandés y la dieta macrobiótica

Masaje tailandés.

El Ministerio de Sanidad no ve evidencia científica, y por tanto sí pseudoterapias, al masaje tailandés, la dieta macrobiótica, la magnetoterapia, sanación espiritual activa y el masaje ayurvédico, según se desprende de los informes provisionales de evaluación remitidos este martes y a los que ha tenido acceso Europa Press.

Estos trabajos han sido enviados a sociedades científicas, consejos estatales de las profesiones, asociaciones de pacientes de ámbito estatal, así como a aquellas entidades interesadas en cada una de las técnicas analizadas, quienes tendrán hasta el 17 de enero para realizar las aportaciones que consideren oportunas.

En concreto, en el caso del masaje tailandés, una técnica de masaje tradicional milenaria desarrollada en Tailandia y caracterizada por trabajar con masaje profundo todo el cuerpo mediante presiones, movilizaciones pasivas y estiramientos adaptados a las necesidades y situación de cada usuario, Sanidad destaca los «pocos estudios» con «diseños robustos» y de «buena calidad» que evalúan su eficacia y seguridad.

Este masaje se suele realizar en un contexto de mantenimiento de un buen estado general de salud y con el objetivo de mejorar el bienestar físico y relajarse. Las sesiones, dadas por masajistas especializadas en esta técnica, se suelen administrar de una o dos horas.

En el informe elaborado por el departamento que actualmente dirige en funciones Maria Luisa Carcedo se ha valorado su uso en dolor lumbar agudo, subagudo o crónico inespecífico, síndrome de dolor crónico miofascial, osteoartrosis de rodilla, cefalea tensional crónica, neuropatía diabética y espasticidad y tensión muscular en patología neurológica.

Tras analizar una revisión sistemática y 11 ensayos clínicos aleatorizados realizados entre los años 2014 y 2019, Sanidad concluye que con la información proporcionada por todos ellos «no es posible» hacer conclusiones «definitivas» sobre la eficacia y seguridad de esta técnica en ninguno de los parámetros analizados.

No obstante, sí reconoce que, con evidencia de «baja a moderada calidad», los estudios científicos sí han mostrado «de forma consistente» una tendencia a un «potencial efecto beneficioso» del masaje tailandés en la reducción de la intensidad del dolor a corto plazo. «En general, las intervenciones con masaje tailandés son bien toleradas por los pacientes y existe escasa evidencia proveniente de los estudios incluidos sobre complicaciones y efectos adversos asociados a la aplicación de las distintas técnicas componentes de este masaje», señala el informe.

Sin evidencia suficiente sobre la dieta macrobiótica

Respecto a la dieta macrobiótica, comer basada en el principio del ‘Yin y el Yang’, buscando el equilibrio físico y emocional a través del consumo de alimentos integrales, orgánicos cultivados localmente, vegetales y disminución de la ingesta de grasas, azúcares y productos procesados químicamente, Sanidad avisa de que «no hay información suficiente» que permita conocer la eficacia y seguridad de la dieta macrobiótica en la mejora o control de enfermedades.

Para alcanzar esta conclusión, se han analizado cinco documentos sobre dos estudios en los que la dieta macrobiótica empleada fue la ‘Ma-Pi 2’ y la muestra pacientes con diabetes tipo 2 y sin diabetes pero que tenían episodios de hipoglucemias reactivas. En los trabajos se comparó este patrón alimenticio con las dietas elaboradas en base a recomendaciones clínicas de expertos en estas patologías.

Sin embargo, Sanidad ha informado de que la calidad de estos estudios es «baja o incierto» debido a que falta información sobre los aspectos metodológicos y porque, además, no disponían de protocolos previamente publicados en los que poder determinar la metodología y los análisis planeados por los autores. Además, el número de pacientes que participaron era «muy pequeño» y el periodo de estudio era muy corto.

«Solo se ha identificado información de esta dieta en pacientes con diabetes tipo II. Los resultados sobre su eficacia son insuficientes para determinar su efecto real sobre la población diabética general. Lo mismo sucede con sus resultados sobre seguridad, que aunque no se hayan identificado reacciones adversas tras su utilización, es necesario comprobar su efecto durante más tiempo y a un mayor número de enfermos que el analizado por los estudios», sentencia Sanidad en el informe.

La magnoterapia estática no alivia el dolor

La magnoterapia estática, que consiste en la aplicación de un campo magnético que es emitido por imanes insertados en objetos como pulseras o brazaletes, o rodilleras, fajas lumbares, muñequeras u otras ortesis colocados directamente en la zona para tratar el dolor, ha sido otra de las técnicas que ha analizado por ahora Sanidad.

En este caso, y tras analizar los estudios publicados, el Ministerio ha señalado que su uso no es efectivo en el tratamiento del dolor, por lo que ha rechazado recomendarlo para estas dolencias. De hecho, informa de que los pacientes que han sido tratados con esta técnica no han experimentado una diferencia en la reducción del dolor en relación con aquellos que en los trabajos recibieron placebo. «La calidad de los estudios evaluados sobre magnetoterapia es moderada-alta, es decir existe una elevada confianza en que los resultados reportados se encuentren cercanos al efecto real», asegura Sanidad.

Respecto al masaje ayurvédico, que se ofrece como una solución efectiva y segura para diversos problemas de salud, afecciones degenerativas, trastornos neuromusculares o alergias, el Ministerio de Sanidad avisa de que no hay evidencia para determinar su calidad y seguridad con finalidad terapéutica y que los estudios publicados, «de baja calidad metodológica», no permiten extrapolar los resultados y generar conclusiones «sólidas».

Finalmente, Sanidad ha analizado la eficacia y seguridad de la sanación espiritual activa, una técnica no invasiva de intervención en el «cuerpo energético» de la persona para generar efectos en el cuerpo físico y restaurar la salud, concluyendo que los resultados observados de mejora en pacientes con artritis reumatoide «carecen de evidencia clínica» y «no difieren» de la evolución de los afectados que no reciben intervención.

Otras pseudoterapias

Hace casi un año, Sanidad ya calificó como pseudoterapias al análisis somatoemocional, análisis transaccional, ángeles de Atlantis, armónicos, arolo tifar, ataraxia, aura soma, biocibernética, breema, cirugía energética, coaching transformacional, constelaciones sistemáticas, cristales de cuarzo, cromopuntura, cuencos de cuarzo, cuencos tibetanos, diafreoterapia, diapasones, digitopuntura, esencias marinas, espinología, fascioterapia, feng shui, flores del alba, frutoterapia, gemoterapia, geobiología, geocromoterapia, geoterapia, grafoterapia, hidroterapia del colon, hipnosis ericksoniana y homeosynthesis.

También son la iridología, lama-fera, masaje babandi, masaje californiano, masaje en la energía de los chacras, masaje metamórfico, masaje tibetano, medicina antroposófica, medicina de los mapuches, medicina ortomolecular, metaloterapia, método de orientación corporal Kidoc, método Grinberg, numerología, oligoterapia, orinoterapia, oxigenación biocatalítica, piedras calientes, pirámide vastu, plasma marino y posturología.

Completan la lista de pseudoterapias: pranoterapia, psicohomeopatía, psychic healing, quinton, radioestesia, rebirthing, sincronización core, sofronización, sotai, tantra, técnica fosfénica, técnica metamórfica, técnica nimmo de masaje, terapia bioenergética, terapia biomagnética, terapia de renovación de memoria celular (cmrt), terapia floral de California, terapia floral orquídeas, terapia regresiva.

Comentar ()