La Comunidad de Madrid ha decretado el cierre de los establecimientos de la autonomía excepto los de alimentación, las farmacias, los estancos y gasolineras desde este sábado para frenar el contagio de coronavirus en la autonomía, aunque permitirá que restaurantes y bares puedan repartir comida a domicilio. La medida, que permanecerá activa hasta el 26 de marzo, se ha dictado horas después de que el alcalde Martínez-Almeida asegurara esta mañana en una entrevista que cerraba todas las terrazas.

Se toma esta decisión atendiendo a la recomendación emitida por parte de las autoridades sanitarias de suspender «las actividades grupales así como evitar la presencia de los ciudadanos en espacios en los que se concentre gran cantidad de gente, manteniendo siempre la distancia de seguridad».

Por su parte, el Gobierno municipal adopta esta medida acogiéndose a lo establecido en el artículo 24 de la Ordenanza de Terrazas y Quioscos de Hostelería y Restauración de 30 de Julio de 2013 que dicta que «las autorizaciones de terrazas podrán modificarse de oficio durante su plazo de vigencia o suspenderse temporalmente cuando concurran circunstancias que justifiquen un cambio en las condiciones de la autorización vigente o una suspensión temporal, sin que se genere derecho a indemnización».

Los casos en Madrid se han disparado llegando a los 2.000 este viernes y ya se han registrado 40 fallecidos. Así lo ha asegurado esta mañana el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, en una entrevista, donde ha precisado también que 190 pacientes con coronavirus se encuentran en la UCI.