Salud Madrid

Los dentistas piden que se desbloquee el acceso a mascarillas: "Nos exponemos penalmente"

El presidente del Colegio de Odontólogos de la I Región, Antonio Montero, asegura que la Consejería de Sanidad no ha respondido a sus peticiones y solicita que si no les envían equipos de protección al menos "no se bloquee a los depósitos dentales que proveen el material".

logo
Los dentistas piden que se desbloquee el acceso a mascarillas: "Nos exponemos penalmente"

Consulta del dentista. EP / ZLIKOVEC

Resumen:

Considerados actividad esencial, los dentistas de Madrid se sienten “en el limbo”. Con las clínicas abiertas únicamente para urgencias desde el 14 de marzo, sus puertas están en realidad cerradas y abren a demanda de las urgencias que reciben por teléfono y exigen atención presencia. Son “una o dos cada día”, lo que supone una media aproximada de 5.000 atenciones diarias en las 3.500 clínicas de la Comunidad de Madrid, según Antonio Montero, presidente del Colegio de Odontólogos de la I Región.

Montero advierte que el sector está “aterrorizado” ante la situación y que a la mayoría de ellos, autónomos o pequeños empresarios, les preocupa la situación en la que están poniendo a trabajar a su personal sin la protección adecuada, pues en la mayoría de los casos carecen de mascarillas o batas específicas para protegerse del posible contagio. “Lo que nos pase a nosotros es una cuestión pero es que además nos estamos exponiendo a una responsabilidad penal, porque si uno de nuestros empleados contrae el coronavirus y tiene consecuencias graves, podemos tener penas de cárcel si no los hemos dotado de la protección adecuada”, avisa Montero, que recuerda que su actividad, a menudo con emisión de aerosoles, implica un elevado riesgo de contagio.

Montero asegura que la entidad que preside ha enviado cartas a la Consejería de Sanidad de Madrid para solicitar la protección necesaria para atender pero que hasta el momento no han recibido respuesta. “Entendemos que la situación es de urgencia y que los hospitales las necesitan más que nosotros pero al menos que se desbloquee la compra por parte de los depósitos dentales a los que nosotros compramos la protección, porque hace un mes y medio que no tienen”, solicita el presidente de los odontólogos madrileños.

A la vuelta, termómetros en la puerta

Los dentistas están, además, preocupados ante el profundo cambio que va a sufrir el sector cuando se produzca la reapertura de las clínicas. “Nos va a cambiar la vida, tendremos que poner termómetros a la entrada para que quienes tengan fiebre no puedan pasar, y con nuevos  protocolos de esterilización de superficies o distancia de seguridad en las salas de espera. Son medidas que tendrán que alargarse el tiempo necesario”, apunta Montero.

Aún con esas medidas, el sector tiene la incertidumbre de cuánto va a durar e incluso cuánto tardará el sector en volver a la normalidad. “Porque cuando se pueda volver a abrir probablemente la gente aún no irá a las clínicas, esperará a estar segura y eso durará más, el impacto económico puede ser muy fuerte”, lamenta. Ese puede ser un golpe añadido a las dificultades a las que se enfrenta el sector y que según informó el Consejo General de Dentistas de España puede poner en riesgo el trabajo de 40.000 dentistas.

Petición común con otros sanitarios de centros privados

También los podólogos, que ejercen en su mayoría actividad privada y están en la misma situación que los dentistas, han emitido un comunicado para solicitar a las Administraciones ayuda para adquirir material de protección o al menos que se desbloque la compra a los suministradores habituales del sector.

“El Consejo General de Colegios de Podólogos pide al Ministerio que le facilite un listado de proveedores que puedan suministrarnos los equipos de protección individual (epis) necesarios o bien que permita a los proveedores habituales del sector la venta a los profesionales de la Podología de este material sin que se produzca el bloqueo de los mismos”, indican en un comunicado.

Otros personales como fisioterapeutas, dietistas y nutricionistas, ópticos y logopedas están sufriendo situaciones parecidas y ya solicitaron, previo al inicio del confinamiento, el cierre de sus clínicas para la atención excepto las urgencias.

Comentar ()