Salud

Sanidad admite caos en los datos y pide paciencia para saber la evolución del virus

Comparecencia del gabinete técnico de gestión de la crisis del coronavirus, encabezado por Fernando Simón. EFE

Si hasta ahora había habido problemas con la concordancia de algunos datos entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, las cifras de hoy aportadas sobre la evolución de la epidemia de coronavirus ya no cuadran ni siquiera con las que el propio Ministerio aportó ayer. Una situación de caos reconocida por Fernando Simón, portavoz del Comité Técnico de Gestión del Coronavirus, que ha reconocido que los datos pueden parecer «un poco extraños» y que espera que «en los próximos días puedan ser más sólidos».

Mientras que hoy el Ministerio de Sanidad ha reconocido 585 fallecimientos registrados ayer, el cómputo global de muertos es de 19.478, lo que supone 348 decesos más que ayer. Tampoco tiene sentido la cifra de personas que se han recuperado de la enfermedad, que son hoy según el informe del Ministerio 3.502 personas nuevas, pero la cifra global es de 72.963, recuperados, casi 2.000 menos que el total que figuraba en el informe de Sanidad ayer.

La incoherencia más significativa, la del número de muertos, la ha justificado Simón en los datos aportados por una comunidad autónoma – no ha especificado el nombre – pero es Cataluña, donde este jueves figuraban 3.855 muertos por coronavirus y este viernes aparecen 3.752, a pesar de que en las últimas 24 horas hay 134 fallecidos.

Según el epidemiólogo, Cataluña estaba dando «información a través de dos fuentes» que en principio habrían ofrecido cifras similares pero que han dejado de cuadrar. «Al haber discrepancias tenemos que elegir una y cuando decidamos cuál de las dos fuentes vamos a utilizar habrá que ir corrigiendo las series históricas», ha afirmado Simón. Esto implica que los datos aportados hasta ahora se corregirán «en dos o tres días», según el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

Estos problemas en los balances de datos coinciden con la orden publicada este jueves en el Boletín Oficial del Estado y que modifica la información que debe ser notificada a Sanidad por parte de las Comunidades Autónomas. Esta orden, que modifica otra del pasado 15 de abril, establece que la información sobre contagiados, hospitalizados, personas en UCI, altas y fallecidos se deben dar sobre casos confirmados. Unos datos que no permitirían lo que han comenzado a hacer algunas comunidades como Cataluña, que incluyeron en sus cifras datos de casos sospechosos, y que apunta a ser la causa del descuadre en las cifras de muertos en esta región. «Basar la información en los síntomas del COVID-19, que son muy inespecíficos, daría una visión muy distorsionada de la realidad», ha incidido Simón en su comparecencia.

Por otro lado, la nueva orden indica que las cifras deben aclarar cómo se confirmó el diagnóstico, según fuese a través de pruebas de anticuerpos o PCR. También se deberá especificar si, al momento de la prueba, las personas eran sintomáticas o no.

Este cambio ha sido justificado también por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que ha comparecido este viernes a mediodía, que ha afirmado que «el cambio en la información que se pide a las comunidades autónomas se produce porque entramos en una fase de preparación de otra nueva fase en la que es imprescindible diferenciar con más precisión algunos datos».

El ministro también ha confirmado que los datos que han descuadrado la serie de fallecidos procedían de Cataluña, donde hasta ahora habían recibido datos de Salud Pública y a nivel asistencial. «Hemos optado por los que aporta, como en el resto de comunidades, Salud Pública y con ellos los adaptaremos a la serie», ha concluido.

Comentar ()