Cataluña ha superado en las últimas horas la cifra de 100.000 casos positivos de COVID-19 desde el inicio de la pandemia, hace unos cinco meses, mientras se mantiene la cifra de más de un millar de nuevos contagios a diario y empieza a preocupar la evolución al alza detectada en la comarca del Vallès Occidental.

Según los datos facilitados por el Departamento de Salud a través de su nueva página web este lunes, en las últimas horas se han notificado 1.243 casos más en Cataluña, con lo que el total de personas contagiadas asciende a 100.668, y seis fallecidos más.

El total de personas fallecidas por esta enfermedad y sus consecuencias suman 12.751 en Cataluña, de las que 6.995 han muerto en un hospital o centro sociosanitario, 4.118 en una residencia geriátrica, 814 en un domicilio y 824 no han sido clasificadas por falta de información.

Los datos de personas ingresadas indican que este lunes hay un total de 603 ingresados, 171 más que ayer domingo. También han aumentado ligeramente las personas que se encontraban en las unidades de cuidados intensivos (UCI), que han pasado de 100 a 105.

El aumento de casos positivos de COVID-19 registrados en el Vallès Occidental ha puesto en alerta la comarca y a sus dos cocapitales, las ciudades de Sabadell y Terrassa.

Los últimos datos revelan que en tan solo una semana se han incrementado en 110 los casos de coronavirus nuevos en la ciudad de Sabadell, con un total de 182, mientras que en Terrassa el aumento es menor, de 70 nuevos casos, con 127 en total, según datos de la Generalitat.

Ante esta situación, la alcaldesa de Sabadell, Marta Farrés, ha publicado un vídeo en el que alerta del incremento de casos, que considera una mala noticia a las puertas de que muchos vecinos empiecen sus vacaciones.

Detalla la alcaldesa que, a pesar del incremento de contagios, no hay ningún paciente de COVID-19 ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Parc Taulí, y confiesa que «da miedo pensar que podamos tener datos como los de los últimos meses».

En esta línea, el Centre d’Esports Sabadell (CE Sabadell) ha comunicado este lunes la detección de varios casos de coronavirus entre trabajadores del club, por lo que ha decidido cerrar las oficinas del estadio de la Nova Creu Alta hasta el 17 de agosto.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, también ha trasladado su apoyo a la alcadesa Farrés y ha pedido «máxima prudencia y máxima prevención» a la ciudadanía para evitar rebrotes.

Torra ha expresado asimismo su apoyo a alcaldes y autoridades de la comarca del Alt Empordà, con quienes se ha reunido telemáticamente y a los que ha recordado los buenos resultados de las restricciones aplicadas en la comarca del Segrià.

Esas restricciones y protocolos, según Quim Torra, se tendrán que aplicar también «cuando vayan apareciendo brotes» en diferentes puntos de la geografía catalana.

Torra ha manifestado que, desgraciadamente, se irán produciendo focos y habrá que aprender «a convivir con el virus», aunque ha puntualizado que los datos actualizados por municipios ayudarán a conocer las tendencias y aportarán información a los alcaldes para que no se produzcan «sorpresas».

Una sorpresa desagradable es la que ha tenido la alcaldesa de Figueres, Agnès Lladó (ERC), que ha denunciado un trato de favor en la comunicación de los datos epidemiológicos que tienen que ver con Barcelona en comparación con otros municipios catalanes con especial afectación del coronavirus como el suyo.

A través de las redes sociales, Lladó ha insistido en que las medidas que se aplican en la capital catalana y en la altoampurdanesa son «las mismas», pero que en un caso se destacan las mejoras y, en el otro, los aspectos negativos, aunque apenas haya diferencias.

Pese a la buena evolución de la pandemia en el Segrià, el Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida ha pedido al Sistema de Emergencias Médicas (SEM) que mantenga durante dos semanas más la carpa instalada de forma anexa a las Urgencias del hospital.

En este sentido, desde el Arnau de Vilanova explican que, si se mantiene la carpa, “se continuará utilizando como hasta ahora para evitar saturaciones en la sala de espera de Urgencias y contactos innecesarios”.

Por su parte, la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (FECASARM) ha recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el cierre de las discotecas ordenado por la Generalitat y ha solicitado que se pueda resolver el asunto de urgencia durante el mes de agosto.

FECASARM considera que la resolución dictada por la Generalitat sobre las discotecas vulnera la Ley de Salud Pública de Cataluña porque afecta de forma homogénea a todo el territorio, cuando el número de incidencias y rebrotes de coronavirus no es igual en todas las comarcas, y ve «desproporcionada» la suspensión de la actividad de estos establecimientos.