Salud

Sanidad se desmarca de la OMS e incluye en su estrategia la transmisión aérea del coronavirus

un camarero recoge las mesas de su bar vacío

Los establecimientos de hostelería de Navarra cierran a las 22:00 horas en cumplimiento de la Orden Foral les obliga a un cierre total durante 14 días EFE/ Jesús Diges

El Ministerio de Sanidad asume la transmisión aérea del coronavirus en el documento que ha presentado y ha aprobado el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud: Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de Covid-19. Una asunción que trastoca muchas de las medidas preventivas que se han estado tomando hasta la fecha para evitar la expansión del Covid.

Sanidad acepta las evidencias científicas de la transmisión por aerosoles, un punto polémico que, hasta la fecha, ha mantenido dividida a la comunidad científica y a las instituciones internacionales que gestionan la pandemia.

María Cruz Minguillón, experta en aerosoles del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC), explicaba, recientemente, a El Independiente las implicaciones de aceptar esta vía de contagio. «Conocer esta vía de transmisión quiere decir que tenemos que adaptar las medidas que tomamos. La mascarilla sirve para evitar las gotículas y reducir la transmisión por aerosoles. Pero reconocer esto pone de manifiesto que en interiores, dos metros de distancia no es suficiente y pone de manifiesto que necesitamos ventilar y esto lo sabemos por los súper eventos de contagio que hemos estudiado. El 95% son en interiores, en espacios poco ventilados donde había mucha gente y muchos no llevaban mascarilla».

La Organización Mundial de la Salud sólo ha reconocido este tipo de transmisión en casos muy concretos, mientras que el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos la asumió, a principios de octubre, como vía trasmisión del Covid. A esta institución se remite Sanidad en sus referencias científicas del documento que deben de discutir las comunidades autónomas. Ni si quiera puede referenciar a la institución análoga europea, la ECDC, que tampoco ha reconocido esta vía de transmisión que considera que «no está demostrado».

El empuje de la comunidad científica internacional que lleva meses presionando para que se asuma esta vía de transmisión parece que ya ha tenido impacto en España, donde el contagio por aerosoles ha sido negado por el propio Fernando Simón en sus comparecencias públicas.

Al asumir la transmisión aérea Gobierno y Comunidades adaptan los protocolos de seguridad y las medidas a tomar para evitar la expansión de la pandemia en los distintos niveles de alerta, pero son las comunidades las que tomarán las decisiones finales. En el caso de los bares y restaurantes recomienda a las autoridades sanitarias el cierre de las zonas interiores de los establecimientos cuando estén en nivel de alerta 3, esto es, indicadores altos de incidencia acumulada de casos diagnosticados en los últimos 14 días, entre 150 y 250, y ocupaciones de camas de críticos por encima de 25%. Dos circunstancias que cumplen, a día de hoy, ocho comunidades autónomas como Aragón, Madrid y Cataluña.

El documento del Ministerio de Sanidad apunta a la vida social de los españoles como principal ámbito de transmisión de los brotes, «casi una tercera parte de éstos se producen en el ámbito social, sobre todo en reuniones de familiares y amigos no convivientes en menor medida, en el ámbito laboral, principalmente en lugares cerrados, como puede ser en domicilios o espacios interiores, en muchos casos mal ventilados, donde se habla en voz alta, se canta y no se hace buen uso de la mascarilla o se realizan actividades donde es incompatible su uso continuo, como comer, beber o hacer actividad física», apunta el documento.

Comentar ()