La visita de un hombre disfrazado de Papá Noel a una residencia de ancianos ha dejado al menos 118 contagiados entre residentes y trabajadores en un centro geriátrico de Mol, al norte de Bélgica.

Las autoridades locales han descrito el evento como «supercontagiador» y han cargado contra la dirección del centro por la organización «totalmente irresponsable» del acto.

El Papá Noel supercontagiador, hijo de uno de los ancianos, visitó el recinto el 4 de diciembre para, según la dirección del centro, entretener a los residentes. En ese momento no se sentía mal ni había desarrollado síntomas, aunque dio positivo pocos días después.

La dirección de la residencia alegó que se habían respetado las distancias de seguridad y que todo el mundo había portado mascarilla. Fotos del evento colgadas en redes sociales desmontan esa argumentación y muestran al Papá Noel y otro hombre, también disfrazado, junto a los ancianos sin protección.

«El Ayuntamiento nunca habría aprobado este evento si se nos hubiera informado antes», dijo un portavoz municipal, confirmando que la celebración del acto tampoco cumplía con las restricciones actualmente en vigor en Bélgica, uno de los países más severamente afectados por la epidemia.