Viandantes pasan junto a un anuncio del Gobierno británico sobre el coronavirus. EFE/NEIL HALL

Salud

La cepa inglesa en España: diagnóstico y rastreo como una nueva epidemia

El Reino Unido vive su peor momento de la pandemia de Covid, con récord de contagios en un solo día: 41.000. La nueva variante del coronavirus que contiene 17 mutaciones respecto al virus original se han impuesto en el sur del país obligando a un nuevo confinamiento en plena Navidad. Con la nueva cepa expandiéndose por Europa -Alemania ha confirmado que está en su país desde noviembre-, el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) ha insistido en la importancia de hacer seguimientos a los nuevos casos por la presunta mayor transmisibilidad del virus. 

“Comprobar si tiene una mayor capacidad de transmisión necesitaría pruebas de laboratorio y experimentación. Esto llevaría meses, pero todos los datos epidemiológicos sugieren que esta cepa se transmite con una mayor facilidad. Otro dato que respalda su mayor propagación es que las personas infectadas con esa variante  tienen entre 10 y 100 veces más de carga viral que las otras variantes que han circulado”, explica a El Independiente Rafael Delgado, jefe de servicio de Microbiología del Hospital 12 de Octubre.

Junto con el Gregorio Marañón, Ramón y Cajal y La Paz, su hospital es de los cuatro de la Comunidad de Madrid que tienen capacidad de secuenciar el genoma del virus de las muestras de los pacientes para saber si su infección proviene de la variante inglesa del coronavirus.

“Ahora se está haciendo un seguimiento mayor a los casos que vienen de Reino Unido y a las personas expuestas a contagios del Reino Unido. Todos los laboratorios están haciendo un seguimiento especial, los laboratorios que no tienen capacidad de secuenciación los remiten a los que sí. En Madrid hay cuatro hospitales a los que  se remiten las muestras para poder realizar estudios de secuenciación. Para comprobar si se trata de esta variante”, confirma Rafael Delgado del 12 de Octubre. Se priorizan estos casos en la secuenciación de muestras de otros contagios que de manera rutinaria se hacen para observar la evolución del virus. Un sistema que tienen todos los países para observar las mutaciones del virus como un sistema de vigilancia. «Así fue como se detectó en Inglaterra», apunta el jefe de servicio de Microbiología del 12 de Octubre.

Desde Salud Pública de la Comunidad aseguran que “ante estos casos se amplía el estudio de contactos siguiendo las recomendaciones que están dando desde Reino Unido”. Aunque no precisan los detalles del rastreo especial de estos casos respecto a los no sospechosos de provenir de esta variante inglesa.  Una familiar del madrileño que la semana pasada dio positivo en Madrid tras venir con una PCR negativa desde Londres ha confirmado a este diario que no ha sido llamada, pese a que ya se encuentra en cuarentena tras dar positivo al haber estado en contacto estrecho con su familiar. Un caso que permanece en estudio ya que no se sabe si tiene la variante inglesa, pero es claramente sospechoso.

Cuando estamos con casos contados el sistema de vigilancia epidemiológica tiene que actuar rápido, detectar contactos, aislarlos, para evitar que esto pase a la comunidad».

Ante esta situación Esteve Fernández Muñoz, director de la Escuela de Salud Pública de Menorca destaca la importancia de hacer rastreo “como si se tratara del brote de una nueva enfermedad”. Para este experto al ser pocos casos y ser exportados es el sistema de Salud Pública, la trazabilidad de los casos, el aislamiento las mejores herramientas que “tienen que funcionar, porque cuando estamos con casos contados el sistema de vigilancia epidemiológica tiene que actuar rápido, detectar contactos, aislarlos, para evitar que esto pase a la comunidad”, afirma.

“En la situación actual es más complicado, pero puedes trazar a los contactos, se les aísla y se buscan como si fuera un brote de una enfermedad nueva. Con estos casos concretos yo creo que el sistema de vigilancia tendría que invertir tiempo en controlar dónde han estado e intentar contactar al mayor número de personas  que sean potenciales casos. Pero es complicado porque estamos como estamos”, añade.

De la misma opinión es Rafael Delgado del 12 de Octubre: “Las medidas de control de su expansión son las mismas, pero al tratarse de un virus con un componente de infectividad añadido estamos obligados a ver su expansión por el país con estudio de contacto estrechos y  distancia social”. 

La secuenciación de todas la muestras de todos los infectados sería imposible, hay miles de casos todos los días».

Si bien las medidas para el control de la nueva variante son las mismas, el otro problema para controlar esta situación sería la capacidad de diagnosticar los nuevos casos, que recae en centros especializados como el de Delgado en el Hospital 12 de octubre. “La secuenciación de todas la muestras de todos los infectados sería imposible, hay miles de casos todos los días. Pero a través de programas de vigilancia y muestreo, se puede hacer”. Según el responsable del laboratorio del 12 de octubre se están desarrollando mecanismos que facilitarán la detección de esta variante sin necesidad de secuenciación completa. De la misma manera que se hacen PCR se pueden diseñar herramientas diagnósticas que reconozcan que se trata de la variante inglesa. 

Si esta mutación es tan transmisible como se asegura desde Reino Unido, el riesgo de que se imponga como la variante predominante habría que, de nuevo reaccionar y adaptarse a la nueva situación. “En esta pandemia todo ha sido complicado y los servicios de microbiología hemos tenido que desarrollar mecanismos para afrontar las situaciones y dar respuestas. Hay mecanismos por los que intentaríamos que la detección de esta variante fuese escalable. Tendremos que ir adaptándonos a la demanda diagnóstica que vaya surgiendo en cada momento. Tenemos que ser muy rápidos pero encontraríamos, como hemos hecho hasta ahora, soluciones para poder hacer el mejor seguimiento de alguna novedad epidemiológica que se vayan planteando como la aparición de nuevas variantes”, asegura Delgado.

La colaboración entre organismos sanitarios y científicos es clave para Delgado, “La información circula muy rápidamente y hay mucha colaboración, pero también el virus circula muy rápidamente. Es una situación que hay que vigilar, pero el problema fundamental sigue siendo el mismo”, concluye. 

Comentar ()