El equipo de expertos de la OMS, en Wuhan para investigar el origen del virus

EEl equipo de expertos de la OMS, en Wuhan para investigar el origen del virus EFE/EPA

Salud

Wuhan: viaje al origen de la pandemia

Un equipo de expertos de la OMS ha llegado a Wuhan para investigar la procedencia del SARS-CoV-2 | La misión se ha retrasado varios meses ante los numerosos impedimentos de China

Todos los caminos llevan a Wuhan. La primera ola, la nueva cepa y la vacuna. Todo ello tiene un origen y todas las pistas apuntan a la ciudad china. Concretamente al mercado de mariscos de Huanan. Se cree que fue ahí donde, hace ya más de un año, el coronavirus Sars-Cov-2 saltó del animal al humano para provocar la pandemia. Pero hay dudas. Muchas dudas.

Por eso, un equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aterrizó esta semana en China. Su objetivo es investigar el origen de la pandemia: dónde, cómo y por qué se produjo el primer contagio. China, a la que la OMS reprochó todas las trabas burocráticas que puso para la visita, lleva varios meses poniendo en duda la teoría de que todo comenzó en Wuhan. Sus autoridades sanitarias dicen que bien pudo haber infecciones antes en otros países. E incluso señalan que se encontraron rastros del virus en productos congelados importados.

«La OMS tiene que llevar a cabo investigaciones similares en otros países y regiones», afirmó el lunes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Zhao Lijian. «Desde que surgió la pandemia, China ha sido abierta y transparente en comunicar datos y cooperar con la OMS en el rastreo del origen», añadió.

Pero en la OMS no ven una actitud tan responsable por parte de las autoridades chinas, que solo aceptaron este viaje tras meses de negociaciones. De hecho, el secretario general de la OMS, Thedros Adhanom Ghebreyesus, denunció hace una semana que China bloqueó el visado de los dos primeros expertos en llegar. «Estoy muy decepcionado. He estado en contacto con altos funcionarios chinos y he dejado claro que esta misión es una prioridad para la OMS», señaló el etíope.

El mercado y el laboratorio, lugares clave

Ni la OMS ni China han ofrecido muchos detalles sobre esta visita. Se sabe que la misión está formada por científicos de diversas organizaciones internacionales provenientes de Estados Unidos, Japón, Rusia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Australia, Vietnam, Alemania y Catar. Y también que deberán pasar una cuarentena de 14 días tras su aterrizaje el jueves, justo el mismo día en que se conoció el primer fallecimiento por Covid en China desde el 17 de mayo.

Dos lugares parecen clave: el mercado de Huanan y el Instituto de Virología de Wuhan, donde se analizaron las primeras muestras y donde apuntan algunas de las teorías de la conspiración.

«Es cierto que este virus no se ha podido diseñar para que se comporte de esta manera, pero tampoco se puede descartar que el virus saliera de este laboratorio», explica a este periódico el catedrático de Genética de la Universidad de Valencia Fernando González. «Sin entrar a ese laboratorio, va a ser imposible indagar en el origen de este coronavirus», añade González, que también es investigador de la Fundación por el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (FISABIO).

Ocurra lo que ocurra, advierte, los conspiranoicos van a tener alimento con esta visita. «Si les dejan entrar en el laboratorio y no encuentran nada, la gente podrá sospechar que China eliminó pruebas. Y si no les dejan entrar…», señala.

Este catedrático ve bastante improbable otra de las teorías que el Gobierno chino ha soltado en los últimos meses: que el virus llegara a Wuhan en productos congelados de otros países. «Hasta que se demuestre lo contrario todo es posible, pero es altamente improbable».

Cómo se rastrea un virus

El objetivo del estudio es identificar la fuente de infección de los primeros casos que se detectaron en Wuhan a finales de 2019. «Se sabe que el origen más cercano es el murciélago y que el ancestro común es de aproximadamente 60 años», continúa Fernando González. Ahora hay que buscar la pieza del puzzle que falta: el animal que hizo de intermediario entre el murciélago y el humano.

«Lo normal a la hora de ir para atrás en la historia de un virus es tomar nuevas muestras y revisar las antiguas. Hay que hacer una secuenciación de los genomas para ir completando el rompecabezas», explica el investigador español.

«Las evidencias científicas que se encuentren», añade el director general de la OMS, «impulsarán una hipótesis que será la base para más estudios a largo plazo. Esto no es importante solo para el Covid, sino para el futuro de la seguridad sanitaria mundial», señala Thedros Adhanom Ghebreyesus.

Ahora solo queda esperar el resultado de la investigación. «Démosle a este equipo espacio para trabajar de manera efectiva», pide el jefe de la OMS. Pero la agencia Xinhua, medio oficial en China, plantea dudas sobre el éxito de la misión. «Encontrar el origen del virus es un rompecabezas científico. Que Wuhan fuera la primera ciudad en detectarlo no significa que su origen esté allí», señaló este mismo jueves en un editorial.

Comentar ()