Salud

La Comunidad Valenciana doblega la curva: de la mayor letalidad a acariciar la nueva normalidad

Pruebas PCR del hospital de campaña de La Fe (Valencia).

Pruebas PCR del hospital de campaña de La Fe (Valencia). EP

La tercera ola ha marcado un hito en la Comunidad Valenciana, ha pasado de 1.460 casos el 27 de enero a llegar a Semana Santa con un 28 de incidencia cada 100.000 habitantes los últimos 14 días. A tres puntos de la nueva normalidad que se marcó en 25. Es la comunidad con menor incidencia de toda España y de las que tiene una positividad más baja, sólo un 3,2% de sus pruebas diagnósticas es positivo. No está sola, otras comunidades como Murcia (56) y Baleares (52) están en muy bien, pero el caso de la Comunidad Valenciana es significativo porque estuvo muy mal y concentró la peor letalidad del país en esta última ola.

No ha sido un milagro, ha tenido un coste muy alto, con muchos sacrificios de sus habitantes y con muchas privaciones. Con las medidas más estrictas han conseguido situarse como una de las regiones de Europa con menor incidencia. Y si bien no está en la nueva normalidad como comunidad en su conjunto, sí lo están la mayoría de sus municipios que tiene menos de 25 casos de incidencia.

Las zonas verdes son de nueva normalidad.

«Es muy buena noticia que hayamos sido capaces, en algunas regiones, de bajar la incidencia a niveles de incidencia que podemos considerar de nueva normalidad. Es verdad que la situación de ahora y del resto de Europa hace muy difícil que se pueda mantener mucho tiempo, pero fijándonos en la evolución de la curva en completo, la Comunidad Valenciana ha sido de los lugares en los que peor han estado en esta tercera ola, sobre todo en comparación por cómo han estado en el resto de olas», valora el epidemiólogo Pedro Gullón.

Si vemos al situación del resto de Europa es la región más cercana a la nueva normalidad y si bien su cierre ha sido duro, no ha sufrido un cierre total como otras regiones de Europa. «Es un ejemplo clarísimo de cómo tomar medidas puede hacer disminuir la enfermedad hasta unos niveles bajos. Han sido bastante cautos en la desescalada con los interiores de hostelería y se han llegado a niveles de incidencia bajos. Ayudados también con la vacunación y el resto de cosas que han ayudado en el resto de sitios, claro. Desde luego es un ejemplo de que si tomas medidas la incidencia baja, esto no es algo mágico, que al final si hay menos interacciones físicas entre las personas hay menos contagios», asegura el epidemiólogo.

La Comunidad Valenciana ha administrado un total de 641.777 dosis de la vacuna contra el coronavirus. Por provincias, 76.897 en Castellón, 226.574 en Alicante y 338.306 en Valencia, mientras que ya han recibido las dos dosis 238.824 personas. Desde el inicio de la pandemia los contagios ascienden a 384.879 personas. Por provincias, 22 de los nuevos casos se han detectado en Castellón (39.325 en total), 57 en Alicante (144.765 en total) y 111 en la provincia de Valencia (200.787).

El caso de la Comunidad Valenciana no significa «que todas las regiones tengan que llegar, cada región tiene sus propias características para poder llegar, pero es una buena noticia, ya podríamos estar todas las comunidades igual», afirma Gullón que sin citar a Madrid afirma que hay una gran diferencia «con algunos sitios en algunos sitios que nunca han llegado a bajar del riesgo extremo y que están otra vez al alza». Pero el epidemiólogo se queda con que han conseguido pasar de una incidencia bastante alta, «ha conseguido doblegar la curva hasta unos niveles bastante bajos», concluye.

Te puede interesar

Comentar ()