El Instituto Universidad Laboral de Toledo ha despedido este martes al profesor de 30 años que ha fallecido tras sufrir trombos después de recibir el Jueves Santo la vacuna de AstraZeneca: «Teníamos la seguridad de que nos teníamos que vacunar para acabar con esta pandemia, como responsabilidad», afirma una compañera que coincidió con él en la vacuna.

Todos los rostros estaban tristes esta mañana en el IES Universidad Laboral, donde a las 09:30 horas han sonado las sirenas al inicio y al final de un minuto de silencio que ha guardado toda la comunidad educativa, en cada aula, incluidos los alumnos de Formación Profesional Básica de los que el docente fallecido era tutor, según informa Lidia Yanel, de la Agencia Efe.

«Hemos estado con sus alumnos de la tutoría esta mañana y están también destrozados», ha dicho a Efe la secretaria del centro, Mamen Sánchez, quien ha añadido que el profesor «siempre estaba luchando por ellos» y «pensando de qué manera podía motivarles».

«Hoy estaban todos los alumnos»

De hecho, era «difícil» verlos a todos juntos en clase, porque se trata de un grupo con un poco de absentismo, pero «hoy estaban todos, estaban en el aula despidiendo a su tutor».

El profesor, de 30 años recién cumplidos, llevaba dos años en este Instituto, el curso pasado en horario nocturno y este curso en el turno de mañana, en el Departamento de Procesos de Gestión Administrativa.

La secretaria del IES coincidió con él en el nuevo Hospital de Toledo en el que se dispensó la vacuna frente al Covid-19 a la comunidad educativa de la zona de Toledo durante los días de Semana Santa; en concreto, ellos la recibieron el Jueves Santo.

«Estuvimos hablando en la misma fila y teníamos la seguridad de que nos teníamos que vacunar para acabar con esta pandemia, como responsabilidad. Pero en ningún caso pensábamos que ésto iba a terminar así», ha recordado Sánchez con gran tristeza.

También ha destacado que era «un compañero excelente» y que estaba empezando la docencia «con mucha ilusión», siempre dispuesto «a trabajar, a innovar y ver de qué manera podía motivar a sus alumnos».

La secretaria ha subrayado que era «una bellísima persona» y que es «una pérdida muy grande para nosotros», mientras que otra compañera del IES, Eugenia Álvarez, ha manifestado a Efe que era «sobre todo, muy buena persona, muy buen compañero».

«Se nos ha ido nuestro querido Mario»

«Se nos ha ido nuestro querido Mario», ha lamentado Álvarez.

El docente ingresó en la UVI del Hospital Virgen de la Salud de Toledo el pasado viernes 9 de abril con fenómenos trombóticos muy graves, sospechosos de estar relacionados con la vacuna de AstraZeneca y tras permanecer en estado muy grave en el servicio de Medicina Intensiva ha fallecido este lunes.

El mismo viernes el Hospital informó a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, del Ministerio de Sanidad, de una sospecha de reacción adversa registrada en este paciente.