El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado que la mascarilla de protección contra el coronavirus podrá dejar de ser obligatoria en la calle en dos meses, si durante estas próximas semanas todo el mundo sigue comportándose «con la prudencia que aconseja la situación».

Al final de una intervención en un acto en el complejo de la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela, Feijóo se ha mostrado convencido de que «por el mes de julio o agosto» en la calle se podrá «ir mudando la máscara por la faz».

«Si todos seguimos durante las próximas seis, ocho semanas, con la prudencia que aconseja la situación estoy convencido de que allá por el mes de julio, agosto, empezaremos otra vez a poner cara a todas las personas que vemos por la calle», ha afirmado el presidente gallego, informa Efe.

Ha especificado que esto no será posible «en lugares cerrados», pero «sí en el exterior», que es lo que todas las personas están «deseando».

El presidente gallego ha presentado, acompañado del conselleiro de Cultura, Educación y Universidad, Román Rodríguez, el proyecto ‘Nós’ de inteligencia artificial para la lengua gallega en el edificio CINC de ese complejo, situado en monte Gaiás.