Tokio 2020

Deportes | Salud

Récord de contagios en seis meses: Tokio contiene el aliento a una semana de los Juegos

Los casos en la capital de Japón han aumentado un 33 por ciento en una semana y los expertos advierten de que la ola no ha tocado techo aún | En los próximos días llegarán miles de deportistas, entrenadores y periodistas a Tokio

La entrada de la Villa Olímpica en Tokio, donde comenzarán los Juegos el 23 de julio

La entrada de la Villa Olímpica en Tokio, donde comenzarán los Juegos el 23 de julio EFE/EPA/Tamas Kovacs

Quedan siete días para que la antorcha encienda el pebetero olímpico en el Estadio Nacional de Tokio y la situación epidemiológica en la capital japonesa está lejos de ser la ideal.

La quinta ola empieza a despuntar en todo el país y Tokio registró este jueves la cifra más alta de contagios diarios desde el 21 de enero, 1.308 casos. A eso hay que añadir que la campaña de vacunación va extremadamente lenta en comparación con Europa y Estados Unidos. A una semana de los Juegos, apenas el 19% de la población nipona está vacunada con la pauta completa. En España y Estados Unidos esa cifra ronda el 48%.

En vista de la peligrosa tendencia que cogía la pandemia, el Gobierno de Tokio declaró el Estado de Emergencia el 12 de julio y el Comité Organizador de los Juegos anunció que no habría público en los estadios, una decisión sin precedentes en la historia olímpica.

Tres semanas con la curva creciendo

El 21 de junio tocó suelo en Japón la cuarta ola del coronavirus, que se había iniciado a finales de marzo y que tuvo su pico el 15 de mayo, con casi 6.500 contagios en un solo día. Después de controlar la pandemia en los primeros meses, el virus empezó a campar a sus anchas a partir de diciembre. A eso se añadió que las autoridades japonesas no dieron luz verde a las vacunas hasta finales de febrero.

El resultado fueron dos olas de enorme envergadura y un aumento enorme en el número de muertos y contagiados: si entre el 1 de marzo y el 30 de noviembre de 2020 habían muerto poco más de 2.000 personas, entre el 1 de diciembre y el 30 de junio de 2021 fallecieron más de 12.000, según los datos de ourworldindata.

Tenemos que seguir en alerta para superar esta difícil situación»

Yuriko Koike, gobernadora de tokio

Desde el 21 de junio la curva de contagios no ha parado de subir y ya van casi cuatro semanas consecutivas con un aumento diario de los casos. Y la peor parte se la está llevando Tokio, que en los próximos días recibirá a miles de deportistas. La ciudad registra ahora sus peores datos desde la ola de enero. De momento, no están teniendo efecto las medidas que entraron en vigor el lunes con el Estado de Emergencia: hora adelantada de cierre de bares y restaurantes, cuarentena para los recién llegados y nada de alcohol hasta que acaban los Juegos.

La variante Delta supone ya el 30% de los casos en Tokio y la situación, de acuerdo a varios expertos, podría empeorar cuando empiece la competición. «Una vez que la tendencia va en aumento, es tarde para tomar medidas», señaló Haruka Sakamoto, investigador de la Universidad Keio de Tokio, a la agencia Reuters. El profesor de la Universidad de Kyoto Yuki Furuse va un poco más allá: vaticinó que Tokio alcanzaría los 1.000 contagios diarios en julio y ahora cree que en agosto esa cifra se podría doblar.

El lento ritmo de vacunación

Japón se ha convertido en la gran excepción de los países desarrollados en la vacunación. Mientras Estados Unidos y Europa pisaban el acelerador desde enero, en Japón no se autorizó la primera vacuna, la de Pfizer, hasta mediados de febrero. Y el ritmo en el inicio fue lentísimo: en los primeros dos meses solo se inocularon dos millones de dosis de Pfizer.

A mediados de mayo se aprobó el compuesto de Moderna y hasta el momento se han puesto un total de 65 millones de vacunas, 63 de Pfizer y 2 de Moderna, según datos de ourworldindata. Como la población de Japón ronda los 126 millones de personas, esto se traduce en que un 31,8% de la población ha recibido al menos una dosis y que un 19% ya tiene la pauta completa.

En números relativos, la incidencia de la pandemia en Japón ha sido mucho menor que en España (47 millones de población) o Estados Unidos (330 millones): en Japón se han registrado hasta ahora unos 825.000 casos, por los cuatro millones de España y los cerca de 34 millones de Estados Unidos. En muertes, la pandemia se ha cobrado la vida de 15.000 japoneses, mientras que en España han muerto unas 81.000 personas y en Estados Unidos 608.000.

El empeoramiento de la situación y el largo camino que falta para la inmunidad de grupo explican en gran medida el miedo y el respeto que hay en Japón ahora a una cita como los Juegos Olímpicos. La llegada de más de 10.000 atletas, más entrenadores, periodistas y dirigentes puede poner en riesgo la estrategia epidemiológica del país.

Desde hace meses varios colectivos de médicos han pedido que se cancelen los Juegos y el rechazo social a la cita es enorme: una encuesta de Kyodo News realizada en abril mostraba que un 39,2 por ciento de los japoneses estaba a favor de la cancelación de los Juegos y otro 32,8 pedía un nuevo aplazamiento.

«Para ganar la comprensión de nuestra gente y también para el éxito de los Juegos es absolutamente necesario que todos los participantes tomen las medidas apropiadas, incluidas las medidas contra la pandemia», señaló esta semana el primer ministro de Japón, Yoshihidde Suga, tras una reunión con el presidente del COI, Thomas Bach. «Como anfitrión de los Juegos, espero que el COI haga los esfuerzos para que todos los deportistas y partes interesadas cumplan plenamente estas medidas».

Te puede interesar

Comentar ()