Salud

La presencia de Covid en aguas residuales madrileñas aumenta de forma significativa este mes

Imagen de una depuradora de aguas residuales.

Imagen de una depuradora de aguas residuales. Min. Transición Ecológica

La presencia de coronavirus en las aguas residuales del Canal de Isabel II ha subido de forma importante desde principios de este mes, tras dos meses en mínimos, según el último informe publicado hoy del sistema Vigía consultado por Europa Press.

El aumento es notable tanto en los gráficos totales, de la capital y de la región. La secuencia de los gráficos advierte que el nivel de Covid en las aguas fecales madrileñas fue importante entre los meses de septiembre y octubre del año pasado, en la llamada segunda ola, cuando se implantó este sistema; para luego bajar y escalar de nuevo, llegando al récord a finales de enero de este año (tercera ola).

En febrero y marzo se redujeron los niveles pero manteniéndose niveles moderados hasta repuntar algo a principios de abril (la llamada cuarta ola), para desde entonces experimentar un sustancioso y prolongado descenso hasta el aumento de julio, que anticipó la quinta ola, visible hasta principios de agosto. Desde entonces los niveles han bajado hasta mínimos hasta finales de noviembre.

El sistema Vigía publica cuatro gráficos. Los tres primeros muestran la evolución general para toda la Comunidad de Madrid, Madrid capital y resto de la región y el El sistema Vigía publica cuatro gráficos. Los tres primeros muestran la evolución general para toda la Comunidad de Madrid, Madrid capital y resto de la región y el Rojo para los pozos con aumento de presencia de SARS-CoV-2; naranja para los pozos con tendencia decreciente de la media móvil con una variación no mayor del 33%; amarillo para los pozos con tendencia decreciente de la media móvil con una variación superior al 33%; y verde: pozos sin presencia de SARS-CoV-2 en dos muestras sucesivas.

Por pozos la tendencia también negativa. Los gráficos indican que en las últimas dos semanas se ha incrementado significativamente los registros en los pozos rojos y bajando en picado los otros.

Subidas en varios municipios

El sistema Vigía también incorpora un mapa por municipios de la región y distritos de la capital diferenciado con un código de colores cuantificando la importancia de la presencia de SARS-CoV-2, su tendencia el valor absoluto comparado con los datos históricos de este municipio/distrito.

Los últimos datos disponibles indican que son varias las localidades donde ha subido la presencia del Covid en sus aguas fecales. Hay ascensos fuertes en Fuentidueña de ajo, Colmenar de Oreja, Estremera, Belmonte, Valdelaguna, Tielmes, Villar de Olmo, Olmeda de los Fuentes, Nuevo Baztán, Ajalvir, San Fernando de Henares, La Cabrera, Fuente el Saz, Talamanca de Jarama, Cervera, Pedrezuela, El Vellón, Montejo de la Sierra, Bustarviejo, Valdemanco, Pinilla del Valle, Lozoya, Galapagar, Villanueva del Pardillo, El Escorial, Torrelodones, Hoyo del Manzanares, Collado Mediano, Cenicientos, Cadalso, Las Rozas de Puerto Real, Valdemoro, Humanes, Valdemaqueda, Anchuelo, Torcaraz, Los Santos de la Humosa y Robledo de Chavela.

Hay ascensos débiles en Torrejón de Velasco, Batres, Fuenlabrada, Rivas, Arganda del Rey, Orusco de Tajuña, Valdelicha, Torrejón de Ardoz, Paracuellos de Jarama, Las Rozas, Majadahonda, Boadilla, Pozuelo de Alarcón, Puentes Viejas, Alcorcón, Piñuécar, Patones, Colmenar Viejo y San Agustín de Guadalix.

El resto de municipios presentan estabilidad o descensos débiles de incidencia de Covid en aguas fecales o estables. En la capital la situación es mucho más variable, ya que hay distritos con tendencias estables, como con tendencias de ascenso y descenso de recogidas con coronavirus, pero de forma ligera.

Los datos públicos ofrecidos en la página de Canal son el resultado de sus análisis genómicos, estadísticos y matemáticos. Cualquier interpretación sobre dichos datos corresponde, en exclusiva, a las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid, que cuentan con más herramientas de análisis de la situación.

No obstante, desde la empresa pública manifiestan que, por la propia naturaleza del agua residual y de los análisis realizados, los cambios bruscos de tendencia necesitan un periodo de tiempo para su consolidación y validación.

Te puede interesar

Comentar ()