Salud

El tsunami de ómicron impacta en todo el mundo: ¿Es la traca final de la pandemia?

Decenas de pasajeros desembarcan de un tren en la estación Luz, el 1 de diciembre de 2021,

Decenas de pasajeros desembarcan de un tren en la estación Luz, el 1 de diciembre de 2021, en el centro de Sao Paulo (Brasil), EFE/Sebastiao Moreira

Nadie esperaba a ómicron, se esperaban mutaciones, pero ninguna con tantos cambio como ómicron. El principal es que es una variante mucho más transmisible, tanto que se ha llegado a comparar con el sarampión, que es el virus más contagioso conocido. Pero aunque no existen datos que sostengan esa idea lo cierto es que ómicron está desplazando a delta y ha convertido al coronavirus en mucho más contagioso, lo que sumado a una mayor capacidad de reinfectar a quienes han pasado la enfermedad y de infectar a personas vacunadas están llevando a la sexta ola a cifras que no se han visto antes en la pandemia. 

El tsunami de ómicron está disparando los contagios a récord diarios allí donde se impone, que es en todas partes. Reino Unido se encuentra en una escalada que supera los 120.000 casos diarios y España sigue esa misma tendencia tras días consecutivos con máximos diarios. La ola gigante de ómicron podría llegar a infectar a 3.000 millones de personas en todo el mundo, según las estimaciones de la Universidad de Washington, cerca de la mitad de los habitantes del planeta. Una oleada que dejaría un pico diario en España de cerca de 300.000 contagios diarios.

Si bien estos datos asustan, no estamos -según todos los expertos- en una situación como la de marzo de 2020, en especial en aquellos países que como España que tienen una buena cobertura vacunal. “La afectación de la variante ómicron en los países con buenas coberturas vacunales va a ser limitada, esto no va a ser un escenario como el de 2020. Habrá muchas personas infectadas y estas personas tendrán inmunidad frente a esta variante y es muy posible que, si se establece como dominante, haya una adaptación de vacuna. Pero la inmunidad colectiva irá en aumento, sabemos que con esta generación de vacunas la protección por infección por mucosas tiene alguna limitación y, eventualmente, puede aparecer una variante que escape y pueda diseminarse, pero la memoria inmunológica va a ser razonablemente eficaz para que no haya casos graves”, afirma Rafael Delgado, jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

La memoria inmunológica funciona y la infección no pasa de las vías aéreas superiores».

rafael delgado, jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario 12 de Octubre

Es la buena noticia que está dejando ómicron tras la gran estela de contagios que produce: “La memoria inmunológica funciona y la infección no pasa de las vías aéreas superiores. Esto está relacionado con la población que está muy protegida y no tanto porque el virus sea más leve”. La población no vacunada, especialmente en los grupos de riesgo, son la gran preocupación con esta gran expansión, en particular en países con poca vacunación. “En España ahora hay menos población no vacunada y no está claro cómo le afecta ómicron. Presumiblemente, sería como delta. Pero faltan datos”, afirma Delgado.

El virólogo Adolfo García-Sastre reconocía esta semana en televisión cómo le ha sorprendido el nuevo linaje. “Ha sido una sorpresa porque es muy distinto en cuanto a los cambios, yo me esperaba algo como ómicron dentro de un tiempo, después de pasar por intermediarios. Ha venido de repente y sustituyendo a delta”, aseguraba en La Sexta el director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí de Nueva York.

García-Sastre también prevé un escenario en el que el virus se quede entre nosotros. “La cuestión es si nos vamos a tener que vacunar todos los años o cada 5 años, pero no como ahora. Una vez que tengamos inmunidad de algún tipo, natural o por vacunas, el virus no causará estragos, ya no tendremos crisis sanitaria como ahora”.

Una consideración que coincide con la de Rafael Delgado: “Ahora es una infección que se transmite muy fácil, pero con una población protegida, ahora sí que se parece más a una epidemia de una enfermedad respiratoria mucho más leve como la gripe. Con la gripe no hacemos un seguimiento tan exhaustivo, se hace más con sintomatología y criterios clínicos. Cada vez iremos más a ese escenario a incluir este coronavirus en la lista de virus que causan una enfermedad respiratoria, potencialmente grave, pero -en general- leve en una población protegida”.

Cientos de personas esperan para vacunarse en el centro de vacunación de La Fira de Barcelona el pasado jueves. EFE/Alejandro García

En una entrevista reciente de Margarita del Val con este diario, la científica incidía en esa idea “esto se va a quedar para siempre, igual que con la gripe hay un número de fallecimientos, con este virus lo seguirá habiendo. No va a desaparecer, quedarán siempre algunas personas que mueran por Covid, porque vas envejeciendo y te pilla en un momento en el que coges una infección”, afirma.

La científica comparaba nuestra experiencia en esta pandemia de Covid con la que vivimos hace un siglo con la gripe y la lectura le sale positiva. “Lo que hubiera sido una masacre mundial lo estamos repartiendo en muchas oleadas y, en medio, nos hemos podido vacunar. La pandemia de 1918 fueron tres oleadas con una mortalidad brutal. Entonces no podían parar, ni tenían la ciencia de ahora. Agota tener muchas oleadas, pero tenemos vacunas y están funcionando muy bien”, insiste.

Estamos muy al principio de la expansión de ómicron para ser rotundos con datos fiables, todavía es pronto».

Fernando González-Candelas, catedrático de genética

Pero la idea de que después de esta ola, va a haber suficiente inmunidad por infección o vacunación y el virus se va a convertir en uno menos peligroso, un virus catarral, no es unánime, entre otros motivos por la gran capacidad de sorprender que tiene este coronavirus y por todos los engaños que nos ha causado estos años. 

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta para saber cómo se va a producir la evolución del virus según el catedrático de Genética Fernando González-Candelas, como para acertar en un pronóstico a futuro. “Existe la posibilidad de una mayor atenuación del virus si este es un subproducto de la mayor transmisibilidad, el virus se atenuará si con eso aumenta su capacidad de transmisión. Es una posibilidad, pero de momento no es más atenuada que delta”, afirma. “Ahora hay menos casos graves por la vacuna, no porque el virus esté atenuado. Estamos muy al principio de la expansión de ómicron para ser rotundos con datos fiables, todavía es pronto. Hay informaciones contradictorias, como lo que ha pasado en Sudáfrica con menos cobertura vacunal que Reino Unido está teniendo casos leves. Es demasiado pronto, pero es verdad que la posibilidad de que se atenúe el virus existe”, añade.

El epidemiólogo Pedro Gullón considera un peligro se extienda la idea de que ómicron es como una gripe, porque “entre otras cosas no lo sabemos, porque ,por ejemplo, los datos de Sudáfrica aquí no aplican porque las condiciones de la población son distintas. Hay que tener cuidado con estos mensajes y esperar un poco a tener conocimiento, porque se trata del mismo virus, las variantes cambian cómo de fácil o difícil es enfrentarse a ellos, pero el virus es el mismo. Además si llegamos a una incidencia de 10.000 casos por cada cien mil habitantes, aunque estemos la mayoría vacunados y sea leve puede tener unos impactos poblacionales muy altos y saturación hospitalaria”, asegura este experto. Para Gullón es un peligro mantener estas afirmaciones de que es una enfermedad muy leve. “Me recuerda a los errores que ya cometimos en 2020 cuando decíamos que el Covid era como una gripe”, recuerda el epidemiólogo.

Te puede interesar

Comentar ()