Salud

Chica de 15 años, el perfil de las intoxicaciones con fines suicidas entre adolescentes

La Sociedad Española de Urgencias Pediátricas ha hecho un estudio en 23 unidades de toda España donde se refleja la creciente problemática.

Las intoxicaciones con fines suicidas se disparan entre las adolescentes.

Las intoxicaciones con fines suicidas se disparan entre las adolescentes. pxhere

Los adolescentes están viviendo su propia epidemia de salud mental. Pediatras, psicólogos y psiquiatras llevan meses dando la voz de alarma, desde que en septiembre de 2020 las urgencias y plantas de hospital se desbordaran a un nivel nunca visto en muchos hospitales. Tentativas de suicidio, trastornos de la alimentación y crisis de ansiedad copaban la asistencia.

La alarma lleva ya cerca de dos años y no ha disminuido. Así lo certifica la presidenta de la Sociedad Española de Pediatría de Urgencia (SEUP), Paula Vázquez, que explica a El Independiente la «gran preocupación» por el aumento de las intoxicaciones con fines suicidas que llegan a Urgencias.

La SEUP está realizando un estudio multicéntrico sobre este tipo de atenciones en 23 unidades de Urgencias pediátricas de toda España. Los datos desde enero de 2021 a abril de 2022 dejan 503 atenciones con un perfil muy concreto. «El 90% son chicas y la edad media es de 15 años, un 67% tiene una alteración previa pero lo llamativo aquí es que un tercio no tenía ningún antecedente de salud mental», explica Vázquez.

La intoxicación es el método que más asistencias de urgencia genera por tentativas de suicidio y la mayoría de las chicas, explica Vázquez, utilizan fármacos que había en su casa. «Sin embargo hay un porcentaje pequeño que va a la farmacia a adquirirlos y en ese sentido es necesaria también una concienciación de las farmacias, en relación a estas adolescentes que puedan llegar a demandar ciertos fármacos. Hay paracetamol pero también benzodiacepinas o antidepresivos», advierte.

El perfil de las jóvenes va en consonancia con un estudio anterior publicado en 2015 en la revista Anales de Pediatría con datos de 2008 a 2012. En aquel momento se recopilaron 247 casos (de cuatro años) en los que la media de edad fue de 15,6 años y el 84% fueron mujeres. Esos datos correspondían a todo tipo de metodologías para las tentativas suicidas, pero el 94,2% del total fueron por intoxicación.

Un fenómeno disparado

En el Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona este fenómeno se ha multiplicado por cuatro y Carlos Luaces, el jefe de Urgencias Pediátricas, afirma que las atenciones en psiquiatría han pasado de 4 o 5 diarias a 20 o 25. «Son visitas que exigen una atención muy larga, teníamos un psiquiatra 24 horas pero ha tenido que reforzarse con otro y enfermeras especializadas. Las causas principales son las tentativas de suicidio aunque también han aumentado los trastornos de la conducta alimentaria y angustias y depresiones».

La Funación ANAR es la principal línea de atención telefónica para problemas de la infancia y también certifica el aumento del fenómeno. Sus operadores – psicólogos especializados – atendieron en 2021 más de 250.000 llamadas de atención. De todas ellas, 12 cada día fueron de alto riesgo, es decir, supusieron una intervención urgente con los servicios de emergencias y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en el domicilio. La directora de las líneas telefónicas, Diana Díaz, afirma que «estas intervenciones de alto riesgo se han duplicado desde antes de la pandemia, la mayoría son por intento de suicidio o violencia».

Las autolesiones, «una llamada de auxilio»

El estudio de la SEUP refleja que en la mayoría de las atenciones por intoxicaciones con fines suicidas, los adolescentes han realizado autolesiones. «Lo hacen para bajar la ansiedad y el nerviosismo, es una forma de escape que la mayoría ha utilizado», explica Vázquez.

La Fundación ANAR ya advirtió en su último informe con datos de 2021 del peligroso aumento de consultas por ideas suicidas, intentos de suicidio y autolesiones. «El año pasado atendimos 7.770 peticiones de este tipo, una cifra que se ha multiplicado en la última década», afirma Díaz. En el caso exclusivo de las autolesiones, la cifra se ha multiplicado por 56 en los últimos 13 años. En 2009 atendieron 57 casos y en 2021 fueron 3.200.

«Las autolesiones son una moda, porque se ha producido un efecto llamada amplificado por las redes sociales. Es un asunto que preocupa porque son mecanismos autorreguladores de las emociones muy dañinos y peligrosos», advierte la directora de las líneas de atención de ANAR.

«Aunque hasta un 15% de los jóvenes puede provocarse autolesiones, estas tienen que ser una llamada de alerta. Los jóvenes nos están pidiendo ayuda y no saben cómo», alerta Vázquez.

Causas tras las tentativas suicidas

El estudio de la SEUP indaga también en las causas de las intoxicaciones y, como explica Vázquez, «la mayoría se da por acoso entre iguales, ha sufrido burlas o el enfado de sus iguales y en muchos casos el origen del acoso es el aspecto físico».

La pediatra pone el foco en la presión creciente que las adolescentes sufren por su imagen. «Dan muchísima importancia al físico, sienten la necesidad de subir constantemente imágenes en las que se ven perfectas, donde bailan… Esto es un problema social que hay que abordar», afirma.

La portavoz de la Fundación ANAR también pone el foco en los problemas de autoimagen. «Hay muchísima competitividad entre las adolescentes, enfatizadas por las redes sociales. En ellas se venden unos estereotipos que las adolescentes intentan imitar y que tiene una influencia muy potente sobre ellas», destaca.

Señales de alerta para los padres

La directora de las líneas de ANAR subraya ciertos comportamientos que deben alertar a los padres: «Si el adolescente está más aislado, si tiene un cambio brusco de comportamiento, si baja su rendimiento escolar, está más impulsivo o si regala pertenencias, o si hace algún comentario sobre que ‘nada tiene sentido».

Díaz asegura que «solo hablar de ello ya es hacer prevención. Es muy importante transmitir a los hijos lo que puede pasar y que como padres están ahí para lo que les suceda».

Te puede interesar

Comentar ()