Acceso, equidad y humanización son tres factores clave y que urge resolver en España para los pacientes oncológicos, sobre todo en cuanto a los medicamentos y terapias disponibles, según ponen de manifiesto distintos especialistas.

Durante este mes de Concienciación del Cáncer de Mama es frecuente escuchar este trío de palabras -acceso, equidad y humanización- no solo en boca de los pacientes, los principales perjudicados; sino también en la de los representantes de asociaciones, los especialistas y todos aquellos profesionales involucrados en el campo de la Oncología, quienes reclaman una mayor agilidad y celeridad para que los afectados por algún tipo de carcinoma de mama tengan mayores facilidades a la hora de recibir tratamientos.

Un reclamo especialmente importante para los pacientes que sufren de alguno de los casos más complejos, difíciles de tratar y en los que, en muchas ocasiones, apenas existen alternativas terapéuticas, como en los cánceres de mama que han metastatizado.

Si en países vecinos, como es el caso de Alemania, el trámite de aprobación de medicamentos ya autorizados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) se resuelve en apenas dos meses -muy por debajo de los 180 días de tope estipulados en Europa-, el acceso a los nuevos fármacos contra el cáncer se dilata hasta rozar casi los dos años en España, superando los 500 días.

Un hecho que lleva a que pacientes, médicos y movimiento asociativo denuncien de forma conjunta la lentitud del Ministerio de Sanidad para financiar medicamentos ya autorizados en la UE. También los propios políticos, como la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, quien hace unos días pedía al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se acelere la financiación por el SNS de los fármacos innovadores contra el cáncer que ya están aprobados por la Unión Europea, en línea con lo que solicitaba horas antes la presidenta de la Asociación de Pacientes de Cáncer de Mama Metastásico (ACMM), Pilar Fernández.

Por su parte, Mar Mateos, paciente y presidenta de la Asociación Las Triples, afirmaba no hace mucho que «lo más urgente es que el gobierno apruebe la comercialización, distribución y administración de los medicamentos ya autorizados»; a lo que añadía también «conseguir la equidad territorial y hospitalaria en relación con la accesibilidad de las pacientes a todos los tratamientos contra el cáncer de mama triple negativo y propiciar la colaboración e integración entre centros asistenciales, hospitales y centros de investigación».

En la misma línea lo argumentaba hace unos días en el Congreso de los Diputados una coalición de expertas durante la presentación de su primer manifiesto por la visibilidad de las necesidades de las mujeres con cáncer de mama triple negativo metastásico, el subtipo más agresivo y difícil de tratar que existe hasta la fecha. Estas expertas señalan que «no son aceptables retrasos en la toma de decisiones que paralicen o dilaten el acceso a fármacos ya aprobados por la Agencia Europea del Medicamento», además de que «después de llevar años demandando investigación, ahora que esta ha llegado, asistimos decepcionadas al ver como existen fármacos para que podamos sobrevivir, pero los pacientes oncológicos de España no podemos acceder a ellos. En este momento es nuestra prioridad».

Otro de los problemas en torno a la innovación terapéutica es la inequidad, que no solo se produce entre países. Para las expertas, existe una decena de necesidades básicas que urge satisfacer, como eliminar las barreras burocráticas interterritoriales, ya que la celeridad debe ir acompañada de coherencia a nivel nacional, sin existir limitaciones o disparidad entre diferentes comunidades autónomas a la hora de acceder a terapias innovadoras, tal y como sucede en la actualidad.

Para estas pacientes, además, sus necesidades no solo se vinculan al plano clínico, sino también al ámbito social y emocional.

Procesos oncológicos

Precisamente también durante la presentación de este manifiesto, la psicooncóloga Marta de la Fuente, del Hospital Quirónsalud A Coruña y miembro de la coalición, habló de inequidad entre comunidades extrapolada al plano psicológico.

«Hay mucha carencia de psicooncólogos en los hospitales públicos españoles, por no hablar de la inequidad entre una CC.AA. Es muy importante dar vida a las pacientes y no solo es importante abordar la salud física sino también la salud mental».

En este sentido, se destacó la importancia que tienen los psicólogos como parte del equipo multidisciplinar en el acompañamiento de todo el proceso de la enfermedad de los pacientes, es decir, no solo se ha de limitar a la etapa final del paciente, sino que es fundamental que éste se sienta acompañado desde el momento del diagnóstico y durante todo el seguimiento, con especial hincapié en el momento de la realización de pruebas y aplicación de los tratamientos.

«Hay muchas necesidades que se necesitan cubrir para las pacientes con CMTNm: abordaje multidisciplinar, diagnóstico molecular, unidades oncológicas de enfermería, cuidados paliativos, psico oncólogos, pero la primera de todas es tener acceso a fármacos que les permitan vivir más tiempo y mejor», señalaba la presidenta de la ACMM.

Los expertos apuntan a la necesidad de abordar el cáncer de mama, así como cualquier problema de salud derivado, desde la humanización. Y es que, según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en España se diagnosticarán hasta 34.750 nuevos casos a cierre de 2022, por lo que la unión entre pacientes, asociaciones y profesionales sanitarios para mejorar la atención y cuidado de las personas afectadas por este tipo de tumores se torna más importante que nunca en un triple plano: clínico, social y emocional.