Deportes | Fútbol

El Real Madrid deslumbra al Nápoles con Rodrygo y Bellingham a la cabeza

El centrocampista británico del Real Madrid Jude Bellingham (i) remata a gol ante el Nápoles

El centrocampista británico del Real Madrid Jude Bellingham (i) remata a gol ante el Nápoles EFE

Cuatro fogonazos. Eso es lo que ha necesitado el Real Madrid para desarmar al campeón italiano y consolidar su liderato en el grupo C de la Champions League con una victoria por 4-2 frente al Nápoles.

Los destellos de Rodrygo, Bellingham, el decisivo Nico Paz, que entró en el minuto 65, y Joselu, certificaron el pase del Real Madrid al sorteo de octavos de final de como cabeza de serie.

Las genialidades de Rodrygo y Bellingham bastaron para remontar una primera parte que se complicó con el gol inicial de Giovanni Simeone; sin embargo, no fue hasta los instantes finales cuando Nico Paz resolvió un partido que se encaminaba al reparto de puntos y que posteriormente remachó Joselu.

Una ruleta zidanesca de Brahim aclaró la jugada del primero, obra de un Rodrygo en racha que volvió a abrazar la escuadra con la facilidad del que cruza la calle. La misma simpleza y acierto describió Bellingham en su cabezazo a la otra escuadra para aprovechar un caramelo de Alaba, que volvía de lesión, desde la izquierda.

Brahim trató de lanzar a un Real Madrid que se limitó a mantener la línea y tratar de correr cuando Rodrygo y Bellingham -principalmente- acudían al espacio, pero el partido no terminó de romper hasta la parte final.

Los de Ancelotti, con muchas bajas y el 'modo ahorro' activado, se aferraron al acierto del delantero brasileño y del llegador británico, que en una combustión de 12 minutos dieron la vuelta al 0-1 del hijo del entrenador del Atlético de Madrid Simeone.

El Nápoles no se descompuso pese al empuje del Bernabéu -efervescente desde el arranque- y empató en la primera jugada de la segunda parte por medio de Anguissa, que aprovechó la pasividad de la zaga para cazar un rechace y fusilar a Lunin.

La segunda parte estuvo marcada por las interrupciones y un ritmo muy bajo. El empate era suficiente para que el Real Madrid clasificara como primero matemáticamente y el Nápoles no terminó por incomodar a los blancos.

Cuando todo parecía apuntar al 2-2, el canterano argentino Nico Paz armó su zurda desde la lejanía y sorprendió a Meret. El gol ponía el pleno del Real Madrid en la Champions 2022/2023; aunque todavía faltaba un detalle más para redondear la noche.

Joselu, que desperdició dos ocasiones diáfanas con 2-2 por la que incluso pidió perdón, fue levantado por la grada y sus compañeros tras el error y se repuso con el 4-2 definitivo a placer tras un servicio inmejorable de Bellingham. De esta manera, con un Rodrygo encendido y un Bellihngham incontrolable para los rivales, el Real Madrid completa una primera fase redonda en Champions a falta de un partido y solventa su grupo sin sorpresas.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar