Un gran paso para el sector tecnológico, pero sobre todo un logro gigantesco para la lucha contra el cambio climático. Samsung Electronics ha anunciado oficialmente su compromiso de funcionar al 100% con energía renovable en sus oficinas, fábricas e instalaciones situadas en Estados Unidos, Europa y China en el año 2020. Con este anuncio, que viene precedido de una intensa campaña liderada por Greenpeace alrededor del mundo, la multinacional coreana hace suyas las metas concretadas por Naciones Unidas en el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 7, que hace referencia a la necesidad de apostar por abandonar las fuentes de energía de residuos fósiles y reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera. Actualmente, la cuota de energía renovable en la producción de productos electrónicos de Samsung representa tan solo solo el 1% de su consumo total (16.000 GWh en 2016).

El pasado mes de abril, otro gigante de las nuevas tecnologías Apple anunció que todas sus tiendas, oficinas, centros de datos e instalaciones compartidas en 43 países funcionan ya con energía limpia. Asimismo, 23 el proveedores de la multinacional norteamericana -entre los que se encuentra Quadrant, Pegatron y Arkema- también se han sumado a la iniciativa de la multinacional norteamericana. “En conjunto, la energía limpia de los proyectos de los proveedores ha evitado la emisión de más de 1.5 millones de toneladas de gases de efecto invernadero en 2017, lo que equivale a retirar más de 300.000 vehículos de la circulación”, informó Apple en un comunicado.

El compromiso que acaba de adquirir Samsung con el medio ambiente se concreta en tres puntos: En primer lugar, adoptar el 100% de energía renovable en Estados Unidos, Europa y China, donde la empresa tiene 17 de sus 38 fábricas, oficinas y edificios. En segundo lugar unirse al programa internacional CDP, que busca el análisis y mejora de las cadenas de suministro, con el fin de reducir su impacto en el cambio climático. Por último, la empresa con sede en Seúl instalará plantas de energía solar y geotérmica en la provincia de Gyeonggi (Corea del Sur), donde se encuentran las fábricas más importantes de semiconductores de Samsung.

Cabe recordar que Samsung tiene la mayor cuota de mercado de teléfonos smartphone a nivel mundial y es uno de los principales proveedores de componentes esenciales para otras grandes marcas tecnológicas, con 38 plantas de producción y más de 2.000 proveedores en todo el mundo.

“Este compromiso muestra la importancia de la participación de la industria en la transición hacia la energía renovable. Más empresas tendrían que hacer lo mismo y los gobiernos deberían promover políticas que les permita a éstas adquirir energía renovable fácilmente“, ha manifestado Julio Barea, responsable de IT en Greenpeace España.