Stella MacCartney, Vivienne Westwood, Filipa K, Edun,Tom Ford… Vestir bien tiene un nuevo significado en el mundo de la moda. La lista de las grandes figuras del diseño que apuestan por un modelo limpio de producción textil es cada vez más larga. Junto a ellas, las celebrities: Emma Watson, Michel Obama, Gwyneth Paltrow o Will Smith acuden habitualmente a sus eventos luciendo diseños ecofriendly.

Aunque crece con rapidez, este concepto del diseño de ropa es bastante nuevo en España. Marina López, presidenta de AMSE (Asociación de Moda Sostenible de España) apunta que “falta mucho camino por recorrer para llegar al nivel de Amsterdam o Berlín en moda sostenible”, aunque ya existen desfiles como el Slow Fashion Next de Madrid, el BEFF ( Barcelona Ethical Fashion Fest) y PostIndustrial Fashion Show de Barcelona.

PostIndustrial Fashion Community, a la caza de nuevos talentos

 Virginia Rondeel, diseñadora y activista medioambiental en el sector de la moda, se vinculó hace años a la AMSE y al Fashion Revolution Day, un evento mundial que conmemora el desastre de Rana Plaza en Bangladesh. Posteriormente fundó junto a otras tres personas la llamada PostIndustrial Fashion Community. Ésta asociación organiza el PostIndustrial Fashion Show, un desfile de «moda lenta» que trata de demostrar que se puede crear tendencias en el vestir de forma ética.

En la edición de este año, celebrada el 13 de octubre en Barcelona, se presentaron diez nuevas colecciones. Entre sus jóvenes talentos está Ainhoa Trillo, una joven diseñadora que ha basado su firma YNHOIA en el concepto “Residuo 0”. Ella misma cuenta a El Independiente cómo llegó a interesarse por este «subgénero» dentro de la industria de la moda: “Al diseñar y cortar me di cuenta de que desperdiciaba mucha tela, así se me ocurrió invertir el proceso. Cortaba el patrón, se lo probaba al maniquí e iba ajustando el diseño mediante pruebas de ensayo-error. Pasé a utilizar maniquíes en miniatura y a hacer estas pruebas con papel en vez de tela para no tirar nada”. Ainhoa tardó cinco meses en realizar a mano los siete looks de la colección que presentó en Barcelona el sábado: 14 prendas de diseño único y, curiosamente, de estética apocalíptica. Ella misma tiñó las telas con cáscaras de frutos secos, aguacate u hojas de té.

Exposición de maniquíes en la Postindustrial Fashion Show de Barcelona

Exposición de maniquíes en la Postindustrial Fashion Show de Barcelona con modelos inspirados en la filosofía «Residuo 0»

El los últimos 20 años, los productos textiles han bajado sus estándares en calidad y su precio de manera considerable. Para contrarrestar la sombra de ser la segunda industria más contaminadora del mundo, las grandes firmas textiles han tomado medidas para mitigar su huella ecológica: recogen ropa usada e incorporan tejidos ecológicos en algunas de sus prendas. Virginia Rondeel y Marina López coinciden en opinar que este tipo de iniciativas de las grandes marcas son una estrategia de greenwashing, “un lavado de cara que no supone ni un cambio de mentalidad en la producción, ni en las condiciones de los trabajadores de las fábricas”, apunta Rondeel. También asegura que la transición a los preceptos de la moda sostenible en confección de prendas de vestir es un imperativo que la industria textil no puede seguir rehuyendo.

Otras de las colecciones de moda sostenible presentabas en la pasada edición de Postindustrial Fashion Show fueron: