Las grandes multinacionales no son ajenas a las continuas llamadas a preservar el planeta ante el avance sin freno del cambio climático, y trabajan en adaptarse a las necesidades venideras sin dejar de buscar un réditos en tiempo presente. Las crecientes evidencias que certifican que la forma de vida del ser humano es insostenible a largo plazo obliga a todos, incluidas las empresas, a afrontar tarde o temprano un cambio radical, tanto en los comportamientos como en los hábitos. Carbon Disclosure Project, un grupo dedicado a la protección ambiental, ha elaborado un informe después de establecer una serie de consultas sobre escenarios vinculados con el cambio climático a mas 7.000 compañías en todo el mundo y las conclusiones extraídas son que un grupo reducido sería capaz de enfrentarse al problema, gestionarlo y adaptarlo a las necesidades de futuro. Entre esas empresas consultadas se encuentra Apple, una de las pocas que ha logrado superar el examen. Casual o curiosamente, los responsables del gigante de la electrónica han encontrado una solución a lo que se les venía planteando como un serio problema.

A principios de 2019, la multinacional admitió que las ventas de iPhone no pasan por su mejor momento debido a la desaceleración económica en China, lo que la obliga a revisar a la baja su previsión de ingresos para el primer trimestre del año. Sin embargo, este contratiempo de mercado puede encontrar un salvavidas por el cambio climático. Lo ha admitido la propia Apple sin ningún tipo de cortapisas, con la siguiente explicación: los efectos del calentamiento llevarán a los consumidores a buscar un móvil seguro que alerte del peligro y, llegado el caso, les pueda salvar la vida. Los responsables de Apple estiman que la linterna, la app del tiempo meteorológico y los contactos de emergencia serían muy útiles en situaciones de riesgo. Ante tanta advertencia de riesgos y peligros, el consumidor querrá tener entre las manos un móvil que les ayude a superar cualquier tipo desastre.

Por supuesto, estas conclusiones de Apple se pueden extrapolar a los principales fabricantes de smartphones, capaces de reproducir estas mismas o similares aplicaciones. Entre ellas, I-REACT, una app financiada por la Comisión Europea para proteger a los ciudadanos de incendios, inundaciones y eventos climáticos extremos. Disponible desde el pasado octubre para teléfonos con sistema Android, permite intercambiar información sobre estos sucesos, que es filtrada por los propios usuarios para garantizar su veracidad y poder prevenir desastres. Pueden monitorizar las condiciones ambientales y compartir fotos e información útil que ayudarán a otros ciudadanos a estar preparados.

“A medida que las personas empiezan a experimentar eventos climáticos severos con mayor frecuencia, esperamos una creciente necesidad de confianza y preparación en el campo de la seguridad personal y el bienestar de los seres queridos”, explicó Apple en un documento remitido a la organización Carbon Disclosure Project. “Los dispositivos de Apple pueden servir como linterna o sirena, pueden proporcionar instrucciones de primeros auxilios, pueden actuar como una radio y pueden cargarse durante muchos días a través de baterías de automóvil o incluso de manivelas”, añade la multinacional.

Compromiso contra las emisiones contaminantes

No es la primera vez que Apple se manifiesta sobre los cambios que se vislumbran en el medio ambiente, y desde hace tiempo viene trabajando en la reducción de la emisión de gases invernadero. Como parte de ese compromiso para crear un entorno más saludable, anunció meses atrás que sus instalaciones de todo el mundo funcionan al cien por cien con energía limpia. Este logro incluye las tiendas, oficinas, centros de datos e instalaciones compartidas en 43 países, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido, China e India. La compañía también ha anunciado que nueve de sus socios de fabricación se han comprometido a utilizar también el cien por cien de energía limpia en toda su producción para ellos.