Bankia entregó en los minutos de descuento, el pasado viernes, en la Audiencia Nacional una nueva prueba documental en la que aporta centenares de correos electrónicos en los que deja claro que la gestión de las tarjetas black estaba en manos del exdirector financiero Ildefonso Sánchez Barcoj cuya secretaría se encargaba «de la solicitud de bajas, bloqueos por deterioro o extravío y control de la numeración del plástico», según consta en un correo electrónico fechado en septiembre del 2011.

En este documento se explica que las tarjetas de los directivos, dos meses después de la salida a Bolsa de Bankia, eran gestionadas por el departamento de recursos humanos y las del comité de dirección y las del consejo de administración por la dirección general de medios.

Sin acceso a los extractos

Además, se ordena que no faciliten extractos de estas Visas a los usuarios que reclamen estar información y que si estos insisten en obtener estos datos se pongan en contacto «con José Manuel Fernández Norniella (encargado de las gestiones del consejo)», según consta en un correo fechado el 31 de diciembre del 2010.

La casi totalidad de los correos están firmados por secretarias y por departamentos tan variopintos como «equipo de control contable y liquidación», «gestión de fraude de medios de pagos» o por directores de coordinación de servicios o empleados del área de soporte de medios de pago.

Caja Madrid usaba el sistema informático Nos para controlar las tarjetas opacas

Además, las modificaciones en las tarjetas, como renovaciones, bloqueos, o aumentos de las cantidades disponibles eran incluidas en un sistema informático denominado «Nos», del que Bankia aporta pantallazos que fueron facilitados en su día para acreditar que se habían cumplido las indicaciones de Sánchez Barcoj.

Aumento del crédito

Asimismo, estos documentos dejan en evidencia la discrecionalidad en el uso de estas tarjetas, ya que algunos usuarios como Matías Amat, ex número tres de Bankia, Miguel Blesa o Estanislao Rodríguez Ponga no tuvieron problemas en que se ampliara los límites de sus tarjetas aunque solo fuera durante los meses de vacaciones o navidades. Por ejemplo, el ex presidente de Caja Madrid contó con 24.000 euros más en los meses de abril y mayo del 2006 y de 14.000 euros más en julio de este año, según consta en sendos correos electrónicos.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

 

A otros usuarios como Mercedes de la Merced se le aclaró el 20 de enero del 2007 que le habían sido denegadas las compras que había realizado entre este día y el 23 de este mes porque había superado el límite de su tarjeta. Pero se le informaba de que desde esta fecha podía volvía a disponer de los 3.400 euros mensuales de su black.

El chófer de Sánchez Barcoj repartía tarjetas en mano a los consejeros

En esta documentación también llama la atención que varios consejeros perdían sus tarjetas o se las dejaban olvidadas en los comercios o dejan de ser operativas porque la banda magnética se había estropeado. En estos casos, se les reponía casi en el mismo día porque «eran personalizadas» en una oficina de Caja Madrid y en la mayoría de los casos se les remitía «a través del conductor de Sánchez Barcoj», según un correo electrónico fechado el 9 de enero del 2008.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

 

Control del gasto

Caja Madrid también tenía un peculiar sistema de control del gasto, ya que cancelaba algunas tarjetas a las tres de la tarde del 31 de diciembre, según consta en un correo fechado el 26 de diciembre del 2006. Y lo hacía para evitar que desde la fecha de cierre de facturación, el 25 de diciembre, hasta final de año, los usuarios dispusieran del «todo el límite» por lo que decidieron «cancelar las tarjetas ahora o poner los límites indisponibles desde hoy y cancelar el 1 de enero». En otros casos, se explica que se bloquearon las tarjetas desde las 11 de la mañana del 17 de diciembre del 2011 «para evitar posibles usos en autopistas, etc».

Bankia busca desmontar la tesis de que ha falseado los gastos de los ex consjeros

Fuentes jurídicas han explicado que este documento responde a las acusaciones realizadas por varios exconsejeros que han impugnado las hojas en las que se recogen sus gastos con estas tarjetas entregadas por Bankia en octubre del 2014 tras un trabajo de auditoría encargado por el actual presidente de esta entidad, José Ignacio Goirigolzarri. Los auditores, que declararán en la vista como peritos, querían tener a su disposición esta documentación para rebatir la acusación de que han falseado las cuentas y han imputado gastos a consejeros que estos ahora no reconocen como suyos.